USMNT y Christian Pulisic envían un mensaje claro a México: ¿Quién es ahora el mejor perro de CONCACAF?


CINCINNATI – Después de que Christian Pulisic entrara en juego en el minuto 69 luego de deslizarse sobre el defensor Johan Vásquez y efectivamente ser derribado, y luego de cabecear un centro perfecto de Tim Weah fuera del alcance del brazo derecho de Memo Ochoa, luego de lo cual el balón aterrizó en línea y le dio a la pelota. La selección masculina de Estados Unidos un liderazgo al que no querían renunciar. El jugador, vestido con la camiseta número 10 de EE. UU., Se pavoneó hacia los aficionados en la esquina del estadio TQL y trató de levantar la camiseta para mostrar un mensaje.

«HOMBRE EN EL ESPEJO» estaba escrito en su camiseta. Para la mayoría de la gente era difícil de ver, pero para aquellos que podían leerlo, era imposible escapar del mensaje.

Sin duda estaba listo para ese momento.

(Imágenes falsas)

Pulisic y todos en el programa USMNT habían visto los comentarios de una entrevista que Ochoa concedió a principios de esta semana en la que afirmó: «México ha sido el espejo en el que quieren verse y reflexionar sobre lo que quieren copiar». extraño momento para hacer una declaración como la que El Tri había perdido ante los estadounidenses dos juegos a principios de ese año.

MÁS: Calificación y calendario de clasificación de CONCACAF

Ahora, después de una victoria por 2-0 el viernes por la noche, EE. UU. Ha vencido a sus archirrivales tres veces por primera vez en un año calendario: la primera vez en la final de la Liga de Naciones de la CONCACAF en junio, la segunda en la región. Copa de Oro en agosto, y ahora en la clasificación al Mundial. No existe nada parecido a un «amistoso» cuando Estados Unidos y México juegan fútbol uno contra el otro, pero los tres han estado en una competencia seria.

«Dice mucho que hemos avanzado mucho en los últimos años», dijo Pulisic a Sporting News. “México siempre ha sido un rival duro para nosotros y ganar tres seguidas ahora es, por supuesto, increíble. Pero eso no significa que sea hora de ser complaciente, hora de pensar, ‘Oh, somos los mejores’ «.

El USMNT tiene otro clasificatorio en marcha en Jamaica el próximo martes y aunque ahora es el número uno en la clasificación en el medio tiempo del «Octagonal», no puede permitirse el lujo de ponderar su superioridad sobre El Tri.

Pero nosotros podemos.

Y la evidencia dice que Estados Unidos es ahora el Rey de CONCACAF: tres victorias consecutivas por primera vez en nueve décadas de su racha; dos trofeos para sus campeonatos en las dos competiciones más importantes de la región; una gran ventaja desde que Estados Unidos comenzó a competir seriamente en 1990, con 20 victorias de 14 derrotas y 12 juegos que terminaron en empate.

«Ya hablamos de eso; Esa fue la noticia de ayer «, dijo el entrenador Gregg Berhalter a los periodistas. “Hablamos sobre cómo pensamos que no nos iban a mostrar suficiente respeto, y teníamos que ganarnos el respeto. Y creo que salimos y lo merecíamos esta noche «.

Este resultado fue particularmente significativo para Berhalter, dado que su nombramiento como entrenador en jefe de USMNT en 2019 había sido muy criticado y que muchos de los a cargo de la campaña «Berhalter-out» en curso prefirieron entregar el fútbol estadounidense al compromiso de Tata Martino del Atlanta United. Martino se convirtió en el entrenador en jefe de El Tri y ahora ha sido relegado a Berhalter tres veces seguidas.

Berhalter generó mucha prensa en ese juego contra México e insistió en que sus jugadores se mantuvieran firmes, esperando que la energía y el estilo estadounidenses eventualmente desgastaran a un equipo mexicano más experimentado. Funcionó desde el principio, pero los mediocampistas estadounidenses, en particular Tyler Adams, jugaron el balón con descuido durante gran parte de los primeros 45 minutos.

Sin embargo, durante el descanso, los estadounidenses rápidamente superaron a sus oponentes. Luego de que Pulisic empatara 0-0 en el minuto 74, cuando El Tri debería haber empatado, no pudieron avanzar el balón sobre la línea central durante casi cuatro minutos. Las estadísticas de posesión mostraron que México estuvo con el balón el 51 por ciento del tiempo, pero eso no revela que mucho tiempo se dedicó a sus propios fines.

MÁS: Cómo USMNT puede clasificar para la Copa del Mundo 2022

«Lo pensé un poco y pensé en lo bien que jugamos», dijo Berhalter. “Hubiera sido una pena si no hubiéramos ganado el juego.

“Pero creo que cuando conseguimos a Christian le dio un empujón al equipo. Y también asustó un poco a México porque conocen sus cualidades ”.

Weston McKennie anotó el segundo gol de los EE. UU., Intercambiando pases con el delantero suplente Jesús Ferreira en la cabecera del área antes de controlar el pase final después de un rebote afortunado y un disparo raso que superó a Ochoa dentro del poste derecho.

(Imágenes falsas)

Ferreira tuvo una gran oportunidad de sumar otro al final del partido, pero como cuando Clint Dempsey falló un penalti hace ocho años en Columbus, Ferreira disparó el tiro a la izquierda y mantuvo el marcador 2-0 – la afición cantó «dos a cero «Durante un tiempo, ese fue el punto de victoria para el USMNT en cinco de las últimas seis veces que han jugado en un clasificatorio en suelo estadounidense.

«Es nuevo para todos nosotros», dijo Weah, aunque parecía en casa en esta rivalidad. Tuvo una actuación abrumadora, fue constantemente peligroso en la banda derecha y presionó a la defensa de México. Puede que no haya sido mejor para el central Walker Zimmerman, pero probablemente fue más grande. Los entrenadores estadounidenses buscaban al compañero ideal para el joven defensa Miles Robinson, y Zimmerman jugó este juego como si se tragara cada balón que México esperaba que fuera peligroso y respondiera cualquier pregunta que pudiera ubicarse en este nivel en términos de su desempeño.

MÁS: ¿Por qué no hay VAR en CONCACAF?

«Una de nuestras preocupaciones eran los duelos aéreos, y con Miles y Walker allá atrás nos sentimos bastante seguros», dijo Berhalter. «Ganamos varios cabezazos con centros, varios cabezazos con balones largos, y hace una gran diferencia cuando tienes muchachos que están seguros de que ganarán el balón».

Estados Unidos y México han jugado fútbol uno contra el otro durante 87 años, aunque los estadounidenses solo jugaron casi la mitad de ese tiempo, para ser precisos. Obtener tres victorias seguidas en torneos importantes en esta etapa del desarrollo de la USMNT, con dos adolescentes y siete jugadores menores de 23 en la alineación contra México, es una indicación temprana de lo que podría enfrentar esta rivalidad.

«Creo que ahora es una nueva era», dijo Weah. “México dio muchos aplausos antes del partido. Y golpearlos los silencia «.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *