Un cuento oral de la fama: "¡Bailamos en autos en el epicentro de la pornografía y la suciedad!" | Película


Hace cuarenta años, se estrenó el musical de Alan Parker sobre un grupo de adolescentes en la escuela secundaria de artes escénicas de Nueva York.

Originalmente titulada Hot Lunch en honor a uno de los números clave del compositor Christopher Hope, la película es un placer para el público con un corazón de hielo. Con toda la diversión y los calentadores de piernas, esta no es una fantasía de ojos estrellados. Más bien, su agudeza y pesimismo la convierten en una pieza cinematográfica notablemente responsable, con una inferencia sobre la sabiduría de seguir una carrera en las artes que es, en el mejor de los casos, ambivalente.

Pero el legado de la película, los innumerables efectos secundarios oficiales y no oficiales hacen que ese escepticismo pueda sorprender a una generación acostumbrada a volverse más optimista.

Parker tenía 34 años cuando hizo la película después de establecerse como director de publicidad en su Reino Unido natal antes de ganar reconocimiento con el gángster adolescente Bugsy Malone (1976) y el drama de tráfico de drogas Midnight Express (1978).

Tres semanas después de su muerte, recordamos la producción, la recepción y el más allá de una película que se convirtió en su éxito más constante, el mayor éxito de taquilla de Parker además de Evita, y para muchos determinó no solo su carrera, sino cómo Parece fama, éxito y fracaso.

La audición para los papeles principales tuvo lugar en la primavera de 1979, principalmente en Nueva York, donde Parker se había mudado de forma permanente.

Lee Curreri (Bruno): La persona del casting odiaba todo lo que hacía. Pero alguien más dijo: "Enséñaselo a Alan de todos modos". Al final, me rodeó con el brazo y dijo: "Realmente, realmente excelente". Pensé, "¡Oh, tengo esto!" Tenía 18 años y no tenía idea de lo difícil que era que me llamaran. La sexta vez que leí, lo habían reducido a mí y a otra persona.





  Irene Cara (Coco), Antonia Franceschi (Hilary), Gene Anthony Ray (Leroy), Barry Miller (Ralph), Paul McCrane (Montgomery), Laura Dean (Lisa), Lee Curreri (Bruno) y Maureen Teefy (Doris ).



Irene Cara (Coco), Antonia Franceschi (Hilary), Gene Anthony Ray (Leroy), Barry Miller (Ralph), Paul McCrane (Montgomery), Laura Dean (Lisa), Lee Curreri (Bruno) y Maureen Teefy (Doris ). Foto: MGM / Kobal / Rex / Shutterstock

Antonia Franc eschi (Hilary): Me dieron la escena del vino. Lo hice para uno de los chicos del casting y me llevó directamente a la oficina de Alan. Hice lo mismo por él mientras me filmaba. Y eso fue todo. Él solo dijo: "¿Puedes venir?"

Joanna Merlin ( Miss Berg, la profesora de baile): No se podía encontrar una bailarina que pudiera actuar. Así que decidieron hacer una audición a actores que no bailaban. Les prometí que no tendría que hacerlo.

Jim Moody (Sr. Farrell, el profesor de teatro): Yo era profesor de artes escénicas y un día Alan entró en mi clase de actuación y me miró como profesor. Luego dijo: "Tengo un proyecto que podría interesarle" y me pidió que interpretara al profesor de teatro. Pensé: Bueno, lo haré de todos modos …

Maureen Teefy (Doris): Estaba en Los Ángeles y conocí a Alan y él solo habló conmigo y lo filmó. No había guión. No tuve que actuar. Cenamos dos meses después. Lo recuerdo comentando que tenía una vulnerabilidad, pero todo era un poco misterioso.

Meg Tilly (bailarina principal): Estaba en la escuela de ballet y las películas para bailarines eran mucho dinero porque te pagaban. Parecía una riqueza inconmensurable. Audicionaron a unos 6.000 bailarines y yo fui uno de los 56 que los retuvieron.

Isaac Mizrahi (Touchstone): Estaba en la clase de último año de la Real Performing Arts School de Nueva York. Dos personas que conocía tenían papeles importantes: Laura Dean (Lisa) y Gene Anthony Ray (Leroy). Leí para Montgomery. Entré y le dije a Alan: "Está bien, Montgomery es un pelirrojo flaco y torpe, no es uno para tres. ¿Por qué estoy aquí?". Y se rió. Estaba tan feliz de que estuviera tan comprometido.

Paul McCrane (Montgomery): Mi audición fue muy agradable. Tengo la canción Is It OK If I Call You Mine? Reproducido que escribí para mi novia en ese entonces. Lo siguiente que recibí fue una oferta y mis guiones fueron muy halagadores. Y eso fue todo. ¡Íbamos camino a las carreras!

Lee Curreri: El elenco se conoció en una camioneta cuando Alan nos conducía por las ciudades. Antonia era como su personaje: tranquila y en su propio mundo; una gran persona pero una bailarina de ballet realmente seria en ese entonces. Paul era un chico guapo super tranquilo, dulce y gentil. Gene estaba absolutamente loco, divertido, inteligente y loco. Irene [Cara, who played Coco] ya había sido una estrella infantil. Cantó su cerebro. Ella era una triple amenaza: podía bailar, actuar, tocar música. Y ella te lo haría saber.





  Cara y Curreri como Coco y Bruno.



Cara y Curreri como Coco y Bruno. Foto: Allstar / MGM

Antonia Franceschi: Alan se volvió hacia nosotros y dijo: “¿Puedes pensar en otro título? Tenemos que pensar en algo más en dos días. "Resultó que había una película porno también conocida como Hot Lunch [the term is New York slang for oral sex].

La producción de la película llamada Fame comenzó en julio de 1979. Las primeras escenas que fueron filmadas, las escenas iniciales de la película fueron: Audición para el ingreso a la escuela.

Paul McCrane: Recuerdo tan vívidamente que la cámara estaba muy cerca. uno de los días más aterradores de mi vida e imagino que fue totalmente intencional.

Jim Moody: Al final del primer día pensé que iba a morir, las luces estaban tan calientes y Alan se fue Dime una línea unas cien veces diferentes. Pensé: Este tipo está tratando de matarme. Le dije: "Espera un minuto. La cámara no está encendida. ¿Por qué estoy diciendo esta línea?" Alan dijo: "Jim, acabas de recibirnos dado cien lecturas diferentes en una línea. Estarás bien. "Entonces apareció su saludable esposo; era italiano y no hablaba inglés. Y simplemente dijo:" Muy impresionante. Lo estás haciendo bien ".

Maureen Teefy: Originalmente se suponía que Doris era una Barbra Streisand Ser un personaje: un gran cantante, judío y de Brooklyn. Lo primero que grabamos fue cantar para The Way We Were [Doris’s audition] en un estudio de grabación en Broadway. Alan se me acercó y me dijo: "Maureen, Nunca vengas a la escuela cantando así. Solo habla de eso. “De repente, toda esta escena se volvió muy diferente.

Lee Curreri: Su elección de actores fue realmente muy intuitiva e instintiva. No creo que se hablara de motivación.

Jim Moody: Yo era yo mismo. Mis alumnos decían: "Sí, así es como va en clase. Podría ser malo. El Sr. Moody no juega, ¿sabes?"

Paul McCrane: Alan sabía lo que quería y no estaba tonteando. La dirección principal que recuerdo fue: "Siente tu dolor, Paul, siente tu dolor". No era lo que llamarías un actor director, y no me refiero a un golpe.

Antonia Franceschi: Alan me gustó mucho. Pensé que era muy profundo y empático. Incluso cuando eres joven, sabes de inmediato cuando conoces a alguien que es genial. Entonces era realmente no verbal; Alan acaba de conseguir las capas y su camino realmente no fue invasivo. Él te hizo sentir muy cómodo y te hizo tú mismo. Simplemente te abrazó suavemente en la dirección correcta.

Lee Curreri: Era un director muy orientado al producto. En la escena en la que toco mal el violín y la maestra me dice que sostenga el arco con respeto, "como mi pito", hay una chica a mi lado que se ríe. Alan leyó 15 palabras diferentes para "pene" para obtener una reacción de ella y utilizó la mejor configuración.





  Alan Parker en el set de Fame



“Alan definitivamente sabía lo que quería y lo obtendría de ti. & # 39; Foto: alanparker.com

Maureen Teefy: Definitivamente sabía lo que quería y lo obtendría de ti. No me importaba porque estaba acostumbrado a dar direcciones y tenía 25 años. Pero si fueras una persona que quizás quisiera un poco más de autonomía, podría haber sido un desafío. Podría ser brusco. Una vez llegó el final del día y tuvieron que tomar un primer plano que se suponía que me haría reír. Podría haber estado cansado. Él dijo: "¡Eres una maldita actriz! Ríete".

El equipo de Parker incluye a dos personas que trabajan en su primera gran película: la diseñadora de vestuario Kristi Zea y el segundo asistente de dirección Ray Greenfield.

Kristi Zea: Poco después de que Alan me contratara, me dijo: "No lo rompas". Ese era su estilo típico. Pero fue muy valiente al aceptarme. Yo no era miembro un sindicato en Nueva York, por lo que hubo una huelga salvaje.

Ray Greenfield: Creo que Alan era realmente una persona enojada que tenía mucha conciencia de clase, era muy condescendiente con la gente ; una especie de misántropo. Me gustó mucho desde el principio. Y sin duda fue el mejor cineasta técnico con el que he trabajado.

Kristi Zea: Era muy supersticioso Quería ver periódicos quería que todos se sentaran exactamente en los mismos lugares cada vez. Tenía cuatro camisetas de la suerte que eran muy, muy importantes. Continuaríamos reparándolos con varios materiales relacionados con esa película en particular. Parecían mantas de retazos.

Odiaba los colores primarios. Todos los disfraces tuvieron que lavarse hasta morir y parecían polvorientos. Cada bailarín tenía que guardar su ropa en una bolsa. No se podía colgar nada. En ese momento, la ropa de baile no era ni sexy ni excitante. Los bailarines cortan las costuras para revelar más piernas. Así que hicimos eso también: hicimos calentadores de piernas, usamos imperdibles, cortamos los cuellos de las camisas y los agujeros en la entrepierna de las mallas y luego los pusimos sobre la cabeza como una camisa corta. Acabamos de hacer estas combinaciones realmente fabulosas.

También a bordo estaba Michael Seresin, el camarógrafo de toda la vida de Parker.

Michael Seresin: Alan y yo éramos una constante en la vida del otro. Teníamos apodos el uno para el otro: Chucky y Bucky, luego Fred y Ginger. Compartimos una estética común y un sentido común de diversión. Soy un año y medio mayor. Teníamos mujeres y niños y también una vida social juntos.

Ray Greenfield: Yo era un planeta más pequeño y más nuevo que orbitaba al Rey Sol y no estaba particularmente apegado a Michael. También tenía cierta arrogancia hacia él, pero realmente vi lo bueno que era como director de fotografía [director of photography].

Meg Tilly: Eran mayores que nosotros, pero tenían esta energía, este tipo de emoción y frescura, como: el mundo abierto. La recuerdo así, congelada en el tiempo.





  "El maquillaje se derretiría".



"El maquillaje se derretiría". Foto: MGM / Kobal / Rex / Shutterstock

Michael Seresin: Éramos un máximo de 15 años más. Estábamos todos juntos, pero éramos los jefes.

Meg Tilly: Ambos eran muy, muy lindos. Cuando estaba en el comedor y Alan entró, todos dijimos: "Oh, el director está aquí". Me dijo: "Ven conmigo" y no supe por qué; Me pregunté si estaría en problemas. Bajamos por estos pasillos y subimos las escaleras y había un salón de clases donde Michael dormía en un escritorio. Alan me susurró: "Despiértalo". ¿Dije que?" No sabía qué hacer, no quería tocarlo y le di un codazo en el hombro. Y recuerdo haber visto los ojos de Michael abiertos y se veían adormilados y confundidos … luego se veía avergonzado y se sentó. El dijo hola." Y dije: "Hola". Y luego le dije a Alan: "¿Eso es todo?" y él dijo "sí" y volví.

Fue un verano caluroso.

Joanna Merlin: No había aire acondicionado. Trajeron a esos grandes fans entre tomas, pero el maquillaje se desvanecía. Estos pobres bailarines llevaban mallas de lana porque se suponía que era otoño.

Lee Curreri: A la gente de disfraces les gustan los turnos. Todos tenían puesto el abrigo. Definitivamente fue demasiado.

Maureen Teefy: Paul y yo filmamos una escena en la que estábamos ensayando con Chéjov y se suponía que era invierno, pero hacía unos 90 grados.

Paul McCrane: Eran 102 [38C]. Seguimos corriendo adentro para limpiarnos el sudor.

Ray Greenfield: Recuerdo que la tarjeta bancaria de plástico en mi bolsillo se derritió.

Isaac Mizrahi: Todos estábamos encantados de que tuvieran que fumar el set antes de cada rodaje en interiores.

Michael Seresin: Usaríamos estas cosas para ahumar colmenas. Usan quemadores de carbón, rocían incienso sobre ellos y lo soplan por la habitación. Era similar en peso al aire, por lo que simplemente colgaba. La mujer que interpretó a la maestra de escuela [Anne Meara] caminó con un frasco de mermelada y trató de capturarlo para enviarlo a analizar. Y si era cancerígeno, dijo: "Te voy a demandar". Lo curioso era que era una fumadora empedernida. La miramos y dijimos: “¿En serio? ¿Y los ciggies? "y ella dijo:" Bueno, lo haré yo misma ". Tenía una respuesta para todo.

La atmósfera en el set también podría calentarse .

Joanna Merlin: Cincuenta niños bailando y mirándose en una habitación. Fue bastante salvaje en el medio.

Lee Curreri: Fue como en una película todo el tiempo, música y baile constante y Diviértete.





  Maureen Teefy en Fame.



"Toneladas de niños hacen lo que hacen" … Teefy y Miller en Fame. Foto: Allstar / MGM

Antonia Franceschi: Fue una locura. Muchos niños hacen lo que hacen: jugar, tal vez coquetear, y tal vez la gente se acostó con otras personas.

Isaac Mizrahi: Sé que hay mucho sexo. No tuve sexo porque tenía miedo al sexo, porque era gay, y estaba tratando de controlar todo eso.

Michael Seresin: No creo que alguna vez haya tenido una energía tan increíble antes o antes: física, mental y emocionalmente. Trabajar solo con estos niños fue fenomenal. Tenían un paseo que nunca habíamos visto antes.

Ray Greenfield: La fama fue lo más divertido que he tenido en un set. Fue electrizante. Era inevitable. Soy introvertido, pero realmente lo disfruté.

Lee Curreri: Una vez que la cámara estaba encendida, se volvió realmente competitivo. En la escena del almuerzo caliente, hubo un gran elemento de los bailarines tratando de realmente meterse en la lente.

Meg Tilly: A veces daba mucho miedo. Una vez sacaron a alguien y me pusieron en una escena y eso me convirtió en un objetivo para un grupo de bailarines.

La secuencia en la que los estudiantes salen de la escuela al ritmo del tema principal y bailan durante el día 46. El rodaje de Street duró tres días. El primer día Seresin se convirtió en camarógrafo después de que un operador se pasara al descontento del sindicato.

Michael Seresin: De repente aparece este agente y dice: "Oye, no puedes operar". Dijimos: "No podemos detenernos. Cerramos la mitad del centro de Manhattan". Él dijo: "Bueno, te daré dos horas". Por supuesto que hay un montón de jodidos y cegadores, Alan dice: "Me condenaré ni siquiera un maldito vendedor le dijo qué hacer ".

Lee Curreri: Rodar en Nueva York con Very Powerful Unions fue como una lucha de pulpos. Había una verdadera determinación para hacerlo.

Kristi Zea: Alan vio lo que Louis Falco había coreografiado para esta escena y dijo: "Oh, no, no, no, no, no, no no, esto se está dando demasiado. Quiero sólo esos chicos están saliendo de allí. No quiero usar nada de lo que has hecho. "Pobre, pobre Falco. Así que les dije: "Solo dígales a los niños que salgan y tomen la calle lo antes posible".





  "Recuerdo lo abolladas que quedaron los techos de los autos".



"Recuerdo cómo los techos estaban abollados por los coches. & # 39; Foto: TCD / Prod.DB / Alamy

Ray Greenfield: Todos bailaron Hot Stuff porque no teníamos la música real en ese momento.

Lee Curreri: Los bailarines se sindicalizaron solo por cobrar como extras, a pesar de la asombrosa coreografía de Louis y sus bailes muy físicos en los autos.

Meg Tilly: ¡Y luego los autos empezaron a conducir y todos nos disparamos! ¡Bajo ninguna circunstancia! Dijeron que pensaban que sería genial si intentaran conducir entre el tráfico. Recuerdo cómo se abollaron los techos de los coches.

El guión que Parker reescribió con el escritor original Christopher Gore no tiene miedo de mostrar el lado amargo de aquellos que quieren meterse en el mundo del espectáculo

Antonia Franceschi: Alan no era una mierda. Podía leer lo que era real y lo que no lo era en un segundo.

Isaac Mizrahi: Como graduados de la escuela dijimos: “¿Sí? "¿De Verdad?" Oh, vamos en . "Y luego, años después, miras hacia atrás, es como," Oh, Dios mío, es exactamente como era. Realmente capturó el tipo de aspecto rudo y descuidado de Nueva York en ese momento .

Antonia Franceschi: La escena con Coco y el pornógrafo; Esta mierda continuaba todo el tiempo. Te seguían a casa, te acosaban. Día tras día porque la escuela estaba justo en el barrio rojo .

Isaac Mizrahi: Ahora todo el mundo está mucho mejor protegido de la realidad, es mucho más médico, equilibrado y reflexivo. La paternidad era solo otra cosa. No creo que mis padres fueran negligentes, pero no presté mucha atención. Tuvimos grandes problemas la mayor parte del tiempo; bailamos al borde de algo realmente peligroso. El área en sí era el epicentro de la pornografía y la suciedad y algo así como bailamos en los autos. Y algunos de nosotros sucumbió. Las niñas quedaron embarazadas y no sabían qué hacer. La gente consumía drogas. Ese era el lado oscuro. Y eso realmente no estaba en la película.

Jim Moody: El lado oscuro está creciendo. Eso es solo parte del pastel. Uno de los ingredientes, eso es todo.

La inyección tenía hipo. La relación de Parker con Barry Miller, quien interpretó a Ralph, se volvió frágil ame .

Lee Curreri: Barry es un actor muy bueno. Pero él tiene sus propias ideas sobre cómo llegar allí, mientras que Alan simplemente decía: "Deja de tonterías, continúa, di tus líneas en el orden correcto, mantén tu marca, deja de dar vueltas. “





  Parker con Miller.



Parker con Miller. Foto: alanparker.com

Maureen Teefy: Las dos éramos jóvenes y estábamos asustadas. Recuerdo una lucha de poder en particular entre Alan y Barry cuando estaba filmando la escena en el apartamento de Montgomery donde Barry se derrumba y luego voy y lo consuelo. Estuvimos allí toda la noche como un par de noches.

Lee Curreri: Hubo algunos momentos monumentales en los que Barry lloró en una escena y eso fue después de que Alan lo golpeó. Él y Barry tuvieron un verdadero conflicto.

Maureen Teefy: No recuerdo que Alan hiciera eso.

Meg Tilly: Es difícil cuando los jóvenes prueban la fama por primera vez, a veces puede arruinarte.

Michael Seresin: Simplemente tenía que pasar por todo este método. Pensó que era Pacino o De Niro. Nos hizo la vida un poco difícil. Pero al final también me gusta mucho. Te hace más difícil pensar en las cosas y acomodarte un poco.

Gene Anthony Ray, quien murió en 2003 a la edad de 41 años, también presenta desafíos.

Joanna Merlin: En la escena del preludio de Leroy, las dos personas son para Me links eran verdaderos profesores de artes escénicas que se horrorizaron al ver que Gene consiguió esa gran parte cuando fue expulsado. No podían soportar ver que estaban tan enojados. Entonces no lo sabía, pero creo que le pegó a un profesor.

Jim Moody: No sabía eso. Oye, esto te sacará. Toman la pasión que no llega muy lejos. Pero me alegro de que Gene haya podido hacer la película porque en ese entonces era muy duro en la ciudad, especialmente para los afroamericanos. Y lo mismo está sucediendo hoy. Aún nos queda mucho por hacer. Espero que podamos cantar y bailar más y lanzar menos bombas incendiarias.





  Gene Anthony Ray como Leroy



"Un diamante en bruto" … Gene Anthony Ray como Leroy. Foto: MGM / Kobal / Rex / Shutterstock

Antonia Franceschi: Gene estaba crudo, cariño. Él era el auténtico. Alan le tenía un poco de miedo, si soy sincero. Con buena razón. Es un chico de la calle de Harlem. Esa mierda era real. El iria. Yo estaba cerca de él. A veces, Alan decía: "¿Puedes hablar con él?" Y yo digo: “Sí, no hay problema”.

Lee Curreri: Entre tomas, Gene entró con un tutú y un paraguas e hizo un número completo de Shirley Temple para todos. [19659002] Debbie Allen (Lydia): Recuerdo haberle puesto bolsas de hielo en el cuello. Él era un diamante en bruto. Le dije: "Vas a tener que hacer esto todo el día. Necesitas calmarte entre tomas".

Meg Tilly: Gene quería que todos vinieran a su fiesta de cumpleaños en Harlem porque nadie en su Neighborhood creyó que estaba en esa película. Yo dije: "Oh, tenemos que irnos". Pero la gente con la que estaba dijo: "No, no puedes, da demasiado miedo". Me sentí mal Quería mostrar a todos y la gente no se presentó.

El tiroteo finalmente se detuvo después de 91 días, pero no antes de que hubiera otros disturbios.

Debbie Allen : Tenía una gran canción que hacer, pero Alan me llamó un día y me dijo: “Debbie, ya tengo una película de 10 horas y no estoy seguro de dónde ponerla Te amo, pero no dispararemos tu número. Me gusta, "Estoy bien Utah. ¿Puedo quedarme con el vestido? "Era un vestido rojo que era muy bonito.

Michael Seresin: Meg fue contratada como pequeña bailarina, pero tuvo una caída muy mala. Creo que un hombre debería pillarla haciendo ensayos de ballet. Era hermosa. Era muy, muy ingenua. Lo recuerdo.

Meg Tilly: Me rompí la espalda, así que tuve que dejar de bailar, no sabía lo que estaba haciendo Pero me hicieron regresar y arrastrar algunas líneas que me dieron mi tarjeta de crédito. Ese fue tu boleto de oro: no supe hasta que llegué a Los Ángeles con mi hermana que necesitabas una para hacer una audición para un actor. Fue una bondad tremenda y ni siquiera me di cuenta de lo valiosa que era.

La película se estrenó en mayo de 1980 y tomó $ 42 millones de un presupuesto de producción de $ 8,5 millones.

Anto nia Franceschi: Me gradué de la American Ballet Theatre School y luego fui al estreno de la película. Fue loco. Me ofrecieron contratos de Hollywood. Pero ya tenía el trabajo de mis sueños [at the New York City Ballet]. Yo también era un adolescente. Tenía granos, no tenía tetas grandes. No tuve fe. Cuando me reconocen, solo digo: "No soy yo". Simplemente no quería llamar la atención. No hay una guía para esto. Una vez, esta mujer se me apareció en la cara y me dijo: "Odiaba tu trasero". Y dije: "Oh, hombre, eso es un cumplido".

Maureen Teefy: Oh, Dios mío, era tan diferente de lo que pensaba. Quería ser actriz desde que era adolescente. Estaba muy comprometido y comprometido. Pero cuando estaba en algo que fue un gran éxito, me sentí completamente asustado y expuesto. Quería huir y esconderme. Fui y viví en la habitación de la criada en el apartamento de mi amigo agente. Se suponía que debía protagonizar esta película de Amy Heckerling y luego los actores se declararon en huelga. Afectó mi carrera y no me importó.

Debbie Allen: Ganamos el Premio de la Academia a la Mejor Música, y creo que Fame fue la primera película en la que las ventas de partituras superaron los ingresos de la película

Kristi Zea: En producción, los ejecutivos dijeron que querían que recreáramos el éxito de Saturday Night Fever, lo que llevó a JCPenney a vender este traje blanco 100.000 veces. Dijeron: "Queremos que la gente vaya a las tiendas y compre la ropa de Fame". E hicimos todas estas espectaculares prendas de baile cortadas. Pero al final dijeron: "No hay estrellas en esta película, así que no vamos a hacer una línea de ropa". Le dije: “¿Estás loco? La gente va a querer estas cosas. “Habrían ganado mucho dinero, pero eran demasiado conservadores. Entonces Jane Fonda tomó la idea y la siguió con su ropa deportiva. Y unos años después, Dirty Dancing hizo lo mismo.

Paul McCrane: Las reacciones en la comunidad gay fueron principalmente muy positivas. A veces la gente todavía viene y dice: "Yo era muy joven y estaba muy incómodo con mi sexualidad y me ayudó a ver un personaje que era gay en una película". Pero no es como si hubiera un romance gay. Nunca ves nada.





  "Conseguir la fama fue un momento muy importante en mi vida".



"Conseguir la fama fue un momento muy importante en mi vida". Foto: www.alanparker.com

Creo que a algunas personas les hubiera gustado ver a alguien más comprometido con su propia sexualidad. Cuando tenía 18 años, alguien me dijo en una entrevista que estaba molesto porque Montgomery fuera retratado como tan frágil dados los pocos personajes homosexuales en la película. Estaba muy ofendido de que nunca ser feliz no significa ser infeliz, y la conclusión de que ser gay significa que nunca serás feliz. No estoy del todo seguro de si esa era la intención, pero tiene derecho a estar molesto. La comunidad gay ha sido y debería haber sido muy protectora. Todavía hay muchas personas homofóbicas. Antes de enumerar mi número de teléfono, recibí algunas llamadas muy extrañas: amenazas de muerte, insultos homofóbicos. Tiempos suficientes para asustarme.

Isaac Mizrahi: Es un personaje gay bastante clásico: realmente no sé a dónde acudir ni qué hacer, y estoy cayendo cada vez más en una depresión. Aber auch jetzt schauen wir zurück und sagen: „Nun, alles, was Montgomery brauchte, war ein wenig Prozac.“

1982 startete eine Spin-off-TV-Show die Produktion in LA mit einigen davon Besetzung, einschließlich Allen, Curreri und Ray als Lydia, Bruno und Leroy. Es lief bis 1987. Ein Remake des Films aus dem Jahr 2009 brachte schlechte Kritiken.

Debbie Allen: Es gab genug der gleichen Charaktere, damit es sich nahtlos anfühlte. Sie könnten nicht so nervös sein wie ein Film – einige der Themen im Film ließen manche Menschen schaudern: Homosexualität, Selbstmord, ein junges Mädchen, das möglicherweise von einem Shyster belästigt wird. Aber wir haben einige unglaubliche Geschichten erzählt.

Lee Curreri: Ich bin auf eine Hallmark-Karte gestoßen. Ich war eine Art Problem, weil ich immer versucht habe, es grobkörniger zu machen. Alle Kleidungsstücke waren gepresst und frisch vom Haken, und ich zog meine Jacke vor dem Schießen durch den Dreck. Für den Film hatten sie mich in die Kleidung gekleidet, die ich in meiner Wohnung hatte: Flanellhemden, die meine Mutter mir vor Jahren im Discounter gekauft hatte. Sie wurden auch in der TV-Show verwendet. So trug ich viele Jahre die gleichen Kleider, die ich trug, als ich 13 war.

Antonia Franceschi: Die TV-Show wurde so verpackt. Ich denke, Alan fühlte sich damit wirklich unwohl.

Ray Greenfield: Ich habe das letzte Jahr des Ruhms im Fernsehen gemacht, das viel fußgängerischer und formelhafter war.

Maureen Teefy: Ich habe das Film-Remake gesehen, aber es war so schlimm, dass ich und meine Tochter zur Halbzeit gegangen sind. Ich habe die Fernsehserie nie wirklich gesehen. Der Film ist eine ganz andere Einheit.

Debbie Allen: Als ich die TV-Show drehte, hatte ich nie einen Tag frei. Die jungen Leute waren ein wilder Haufen, der sich in Hollywood zurechtfand. Ich war ihre Mutter, ihr Vater, ihr Psychiater, ihr Choreograf, ihr Lehrer. Ich habe jeden Tag geprobt. Wir gingen nach London und Japan und in den Nahen Osten und nach Israel und die Leute liebten uns. Ich habe die Welttournee geleitet und choreografiert. Ich werde nie vergessen, dass Prinzessin Di uns in der Royal Albert Hall besucht. Mein größter Fan ist eine Frau namens Carolyn, die in Großbritannien lebt. Ich bekomme von ihr jeden Geburtstag oder jedes Ereignis in meinem Leben eine Karte. Ich fühle mich wie ich sie kenne. Es ist eine der liebevollsten Beziehungen, die man sich wünschen kann.

Einige glauben, dass die Vorsicht des Films vergessen wurde.

Lee Curreri: In dem Moment, in dem Sie diese hören Texte [”Fame! I’m gonna live for ever / I’m gonna learn how to fly”] Sie wissen, dass sie enttäuscht sein sollen. So energisch das Lied auch ist, Sie wissen, dass es die Zunge in der Wange ist.

Paul McCrane: Der Film betont den Kampf. Du gehst nicht aus der Tür und wirst berühmt. Es geht nicht um die Kardashians oder die Paris Hiltons. Nichts gegen sie, sie sind kulturelle Phänomene, aber es wird in keiner Weise verdient. Wir könnten etwas mehr Grundlagen in der Idee gebrauchen, dass produktive, harte Arbeit der Erfolg ist.

Isaac Mizrahi: Die Art und Weise, wie Sie es jetzt machen, ist auf Instagram oder im Reality-Fernsehen. Gleiches gilt für das Design. Es geht weniger um tiefe künstlerische Verdienste als vielmehr um soziale Medien. Damals war es roh. Jeden zweiten Tag gingen wir zur Schule und sie sagten uns: „Die Chancen stehen wirklich schrecklich, dass ihr es schafft. Vielleicht möchten Sie dies nicht tun. “ Ich war kein schönes Kind und viele meiner Klassenkameraden waren wunderschön. So I thought: “Better throw in the towel.”

Debbie Allen: Now you can get famous eating a frog on a game show or losing weight or doing a sex tape. But there are still those who’ve worked hard to become who they are: the Misty Copelands of the world, the Denzel Washingtons.

Joanna Merlin: You can’t turn a young person away from acting if they really want to do it; Es imposible. You say: “You’re going to have to work in day jobs for years,” but they each think that they’re different.

The legacy of the film, including for those who made it, remains immense.

Meg Tilly: Sometimes these experiences change the trajectory of your life. And that movie is part of my DNA. I remember being on the freeway in LA a few years after making it and I heard this voice yelling: “Meg!” There was this guy standing up in a car and waving, and it was Gene and he was like: “Hiiiiii!” The wind was blowing and I was thrown back for a moment into the hot summer days in the studio, flinging our bodies about, the best and the worst of times.





‘Hot summer days, flinging our bodies about, the best and the worst of times.’



‘Hot summer days, flinging our bodies about, the best and the worst of times.’ Photograph: Everett Collection Inc/Alamy Stock Photo

Jim Moody: After Fame, I was making a film almost every year for a while. I have less hair now. But people recognise me. They say: “You’re that actor guy.” For me, that’s a better accolade than being recognised for one performance.

Paul McCrane: I’m recognised for Fame shockingly often. I’m 59 and haven’t had a full head of hair for 35 years.

Isaac Mizrahi: For my generation at the school, it was as if Alan had immortalised us. It was like destiny. It meant it wasn’t all just a pipe dream. And for a lot of my classmates, the film was enough. That was living for ever. Like: “I went to that school and now I could be, like, a computer programmer for the rest of my life and I’m really happy to do so because I touched greatness.”

Lee Curreri: I was really lucky to be have been in such a cool thing. I could have played a murderer or rapist; instead I was a synth player. As an electronics geek, I was an outcast as a kid. After the film, I had fathers coming up to me asking advice about what kind of keyboard to get their kid. Wow! I wish I had that when I was growing up.

Maureen Teefy: I feel very proud to have it in my history, because it was part of the zeitgeist. People tell me what a deep experience it was for them, and they feel an intense connection. And I like that; I’m not a chit-chat person. I’m now in a master’s programme for clinical psychology and planning on becoming a marriage and family therapist. Making Fame was a very potent time in my life, but there were many potent times and there’s probably more to come.

Isaac Mizrahi: For me, the film was a nice bang to go out on, because being at that school was the greatest experience so far. I have never enjoyed myself in the way I did then. I just went mad with happiness. But when I watch the film now, I think about laying down my dreams of showbusiness and how sad that was for me at the time. One of the main objectives of my early life was making enough money to get far away, and to be able to be an artist and to be gay. So I did the mercenary thing, which was going into fashion. I thought it was going to be easier and I wasn’t wrong. It’s funny that you would think of fashion as a more friendly way to make a buck – and it’s all a nightmare – but for some reason it was more tangible. Plus, I wasn’t being told I was fat or ugly or that I’d always be one of the friends or Rosencrantz and Guildenstern. Because everybody wants to be Hamlet.

Barry Miller’s tribute to Alan Parker

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *