Ucrania dice que un bebé entre los 6 muertos en un ataque con cohetes en Odessa en vísperas de la Pascua ortodoxa: «Nada es sagrado»


Un bebé de tres meses estaba entre las seis personas que murieron el sábado cuando Rusia disparó misiles de crucero contra la ciudad portuaria de Odessa, en el Mar Negro. ucranio dijeron los funcionarios. Andriy Yermak, jefe de gabinete del presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy, dijo en una publicación de Telegram que dos ataques con cohetes de las tropas rusas impactaron en un área residencial de la ciudad.

«Nada es sagrado», escribió Yermak. «El mal será castigado».

Guerra Rusia-Ucrania
Los bomberos pasan junto a un edificio de apartamentos dañado por los bombardeos rusos en Odessa, Ucrania, el sábado 23 de abril de 2022. Funcionarios ucranianos informaron que Rusia disparó al menos seis misiles de crucero contra la ciudad portuaria de Odessa, en el Mar Negro, matando a cinco personas.

Max Pshybyshevsky/AP


Mientras tanto, las fuerzas rusas en Ucrania intentaron asaltar el sábado una planta siderúrgica en la ciudad sureña de Mariupol que alberga a soldados y civiles, tratando de aplastar la última resistencia en un lugar de alto valor simbólico y estratégico para Moscú, dijeron oficiales ucranianos.

El ataque informado en la víspera de la Pascua ortodoxa se produjo después de que el Kremlin afirmara que su ejército había tomado toda la ciudad devastada excepto la planta de Azovstal, y mientras las tropas rusas bombardeaban otras ciudades y pueblos en el sur y el este de Ucrania.

El destino de los ucranianos en la extensa acería junto al mar no quedó claro de inmediato; Más temprano el sábado, una unidad militar ucraniana publicó un video, supuestamente tomado dos días antes, de mujeres y niños, algunos por hasta dos meses, escondidos bajo tierra y diciendo que anhelaban ver el sol.

“Queremos ver cielos en paz, queremos respirar aire fresco”, dijo una mujer en el video. «Simplemente no tienen idea de lo que significa para nosotros simplemente comer, beber un poco de té endulzado. Para nosotros es felicidad».

Mientras continuaba la batalla por el puerto, Rusia afirmó que tomó el control de varias aldeas en la región oriental de Donbass y destruyó 11 objetivos militares ucranianos durante la noche, incluidos tres campamentos de artillería. Los ataques rusos también golpearon áreas pobladas de Ucrania.

Los periodistas de Associated Press también observaron bombardeos en áreas residenciales de Kharkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania; El gobernador regional informó que Oleh Sinehubov dijo que tres personas murieron. En la región de Luhansk de Donbass, el gobernador Serhiy Haidai dijo que seis personas murieron en el bombardeo de la aldea de Gorskoy.

En Sloviansk, una ciudad en el norte de Donbass. AP vio llegar a dos soldados al hospital de la ciudad, uno de ellos herido de muerte. Cerca de allí, un pequeño grupo de personas se reunió frente a una iglesia donde un sacerdote los bendijo con agua el Sábado Santo.

Si bien los funcionarios británicos dijeron que los rusos no habían ganado un territorio nuevo significativo, los funcionarios ucranianos anunciaron un toque de queda en todo el país antes del domingo de Pascua, una señal de la interrupción de la guerra y la amenaza para todo el país.

Mariupol, parte de la región industrial del este de Ucrania conocida como Donbass, ha sido un objetivo ruso clave desde que comenzó la invasión el 24 de febrero y ha adquirido una importancia enorme en la guerra. La conquista completa le daría a Rusia su mayor victoria hasta el momento, después de que un asedio de casi dos meses redujo gran parte de la ciudad a ruinas humeantes.

La ocupación de Mariupol privaría a los ucranianos de un puerto vital, liberaría a las tropas rusas para luchar en otros lugares y permitiría a Rusia crear un corredor terrestre con la Península de Crimea, que Moscú capturó de Ucrania en 2014. Los separatistas respaldados por Rusia controlan partes de Donbass.

Las tropas rusas reclamaron la victoria en la ciudad. Pero las recientes derrotas de Rusia en Kiev y sus alrededores exponen debilidades no resueltas, comenzando con los vehículos blindados de Rusia. Hasta la fecha, Ucrania dice que Rusia perdió casi 3.000 vehículos blindados – pero solo la mitad en la batalla.

«No es un buen liderazgo militar perder tantos hombres y tanto equipo», dijo el experto militar ucraniano Yuri Zbanatski a Chris Livesay de CBS News.

«No he visto el cielo ni el sol» desde el 27 de febrero

Un asesor de la Oficina Presidencial de Ucrania, Oleksiy Arestovich, dijo durante una sesión informativa el sábado que las fuerzas rusas habían reanudado los ataques aéreos en la planta de Azovstal y estaban tratando de asaltarla. Un intento directo de apoderarse de las instalaciones constituiría una reversión de una orden dada por el presidente ruso, Vladimir Putin, dos días antes.

El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, le dijo a Putin el jueves que todo Mariupol, con la excepción de Azovstal, había sido «liberado» por los rusos. En ese momento, Putin le ordenó que no enviara tropas rusas a la planta, sino que acordonara la instalación en un aparente intento de matar de hambre a los ucranianos para que se rindieran.

Las autoridades ucranianas han estimado que unos 2.000 de sus soldados se encuentran en las instalaciones, junto con civiles que se refugian en los túneles subterráneos de las instalaciones. Arestovic dijo que las fuerzas ucranianas estaban tratando de contrarrestar los nuevos ataques.

Más temprano el sábado, el regimiento Azov de la Guardia Nacional de Ucrania, cuyos miembros están escondidos en la fábrica, publicó imágenes de unas dos docenas de mujeres y niños. El contenido no se pudo verificar de forma independiente.

Si fuera auténtico, sería el primer testimonio en video de cómo era la vida de los civiles que siguen atrapados en los búnkeres subterráneos de Mariupol. El video muestra a los soldados dando dulces a los niños que responden con puñetazos.

Una joven dice que ella y sus familiares «no han visto el cielo ni el sol» desde que salió de casa el 27 de febrero.

El subcomandante del regimiento, Sviatoslav Palamar, dijo a The AP que el video fue filmado el jueves. El Regimiento Azov tiene sus raíces en el Batallón Azov, formado en 2014 por activistas de extrema derecha al comienzo del conflicto separatista en el este de Ucrania y que generó críticas por algunas de sus tácticas.

Según las autoridades ucranianas, que estiman que más de 20.000 civiles murieron durante el bloqueo ruso en la ciudad, más de 100.000 personas -menos de una población de antes de la guerra de alrededor de 430.000- están atrapadas en Mariupol con poca comida, agua o calor.

Las imágenes de satélite publicadas esta semana parecían mostrar una segunda fosa común cerca de Mariupol, y las autoridades locales acusaron a Rusia de enterrar a miles de civiles para ocultar la masacre que se estaba produciendo allí.

El Kremlin no respondió a las imágenes de satélite.

Las autoridades ucranianas dijeron que intentarían nuevamente el sábado evacuar a mujeres, niños y adultos mayores de Mariupol. La viceprimera ministra Iryna Vereshchuk dijo a Telegram que los esfuerzos deberían comenzar alrededor del mediodía.

Al igual que los planes anteriores para evacuar a los civiles de la ciudad, éste fracasó. Petro Andryushchenko, asesor del alcalde de Mariupol, dijo que las fuerzas rusas no permitieron que los autobuses organizados por Ucrania llevaran a los residentes a Zaporizhia, una ciudad 227 kilómetros (141 millas) al noroeste.

«A las 11 a.m., al menos 200 residentes de Mariupol se reunieron cerca del centro comercial Port City y esperaron la evacuación», escribió Andryushchenko en la aplicación de mensajería Telegram. «El ejército ruso se dirigió a los residentes de Mariupol y les ordenó que se dispersaran, porque ahora habrá bombardeos».

Al mismo tiempo, dijo, pasaban autobuses rusos a unos 200 metros de distancia. A los residentes que abordaron se les dijo que los llevarían a un territorio controlado por los separatistas y que no se les permitiría desembarcar, dijo Andryushchenko. Su cuenta no pudo ser verificada de forma independiente.

Durante el ataque a Odessa, los rusos dispararon al menos seis cohetes, dijo Anton Gerashchenko, asesor del ministro del Interior de Ucrania. Las fuerzas de defensa rechazaron algunos de los misiles, pero al menos uno aterrizó y explotó, dijo.

“Los residentes de la ciudad escucharon explosiones en diferentes áreas”, escribió Gerashchenko en una publicación de Telegram. «Edificios residenciales fueron alcanzados. Ya se conoce a una víctima. Murió calcinado en su automóvil en un patio de uno de los edificios».

El jefe de gabinete presidencial de Ucrania, Andriy Yermak, informó más tarde que el bebé de 3 meses estaba entre las cinco personas que murieron en el ataque con misiles.

En su video discurso nocturno, el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy denunció a todas las víctimas de la guerra y señaló que la festividad de Pascua conmemora la resurrección de Cristo después de su muerte por crucifixión.

«Creemos en la victoria de la vida sobre la muerte», dijo. “No importa cuán feroz sea la lucha, no hay posibilidad de que la muerte conquiste la vida. Todo el mundo lo sabe, todo cristiano lo sabe”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *