Solo 39 niños migrantes no acompañados evitaron las deportaciones fronterizas de Trump en mayo


Estados Unidos solo permitió que 39 niños migrantes no acompañados en la frontera sur se quedaran en el país y se refugiaran el mes pasado, ya que los funcionarios de inmigración continúan expulsando a la mayoría de los viajeros transfronterizos, independientemente de su edad menor de Orden de emergencia ] La administración Trump dice que es necesario frenar el virus corona.

En mayo, los funcionarios de la frontera sur realizaron 1.001 arrestos de niños no acompañados que se encuentran sin padres o tutores legales. Sin embargo, según datos gubernamentales no publicados de CBS News, solo 39 de estos menores migrantes fueron transferidos a la oficina de reasentamiento de refugiados y no pudieron ser expulsados.

El pequeño número de transferencias a la Agencia de Refugiados en mayo es parte de una disminución sin precedentes en el número de menores inmigrantes no autorizados desde marzo cuando se implementó la directiva de expulsión. La administración Trump ha argumentado que una política de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) está reemplazando las leyes que han creado un proceso para que estos menores soliciten asilo y otras garantías mientras se mudan de los EE. UU. -Alojamientos supervisados ​​por el gobierno.

Después de recibir 1,900 migrantes menores en enero y 2,273 en febrero, la Oficina de Reasentamiento de Refugiados reportó 1,852 nuevas admisiones en marzo y solo 62 en abril. A medida que la agencia continúa transfiriendo niños a patrocinadores que generalmente son miembros de la familia en los Estados Unidos, la disminución de las transferencias desde la frontera ha llevado a una disminución dramática en el número de menores bajo su cuidado.

Hasta el jueves, la agencia de refugiados tenía menos de 975 niños migrantes bajo custodia, una disminución del 72% desde finales de marzo. Gracias a la red actual de alojamientos acordados contractualmente y otras instalaciones residenciales, la agencia puede cuidar a más de 13,000 menores al mismo tiempo.

Jennifer Nagda, directora política del Centro Joven para los Derechos de los Niños Inmigrantes, dijo que Estados Unidos podría continuar brindando refugio a niños no acompañados durante la pandemia, particularmente dada la capacidad suficiente de camas disponible a través de la Oficina de Refugiados actualmente tiene.

"Hubo 1,000 niños que llegaron a nuestra frontera pidiendo ayuda, y con 39 excepciones, todos y cada uno de ellos fueron rechazados", dijo Nagda a CBS News.

"Si estos niños hubieran entrado, grandes porcentajes de ellos en nuestro sistema tendrían derecho a protección. Serían elegibles para el asilo. Tendrían protección como víctimas de la trata de personas", continuó. "Estamos enviando a los niños a traficantes, a perseguidores, a abusadores".

Desde 2008, la mayoría de los niños migrantes no acompañados no mexicanos han sido protegidos de la deportación rápida bajo una ley bipartidista contra la trata que los funcionarios fronterizos están obligados a enviar. Transfiera a estos menores a la Agencia de Refugiados dentro de tres días, a menos que haya circunstancias excepcionales . Con la ayuda de abogados y abogados para niños financiados por el estado, estos niños pueden solicitar el alivio de la deportación porque están esperando ser entregados a los patrocinadores.

Los funcionarios de la administración Trump y los funcionarios de inmigración describieron este proceso como una serie de "brechas" que alientan a los adolescentes y otros menores a viajar a los Estados Unidos para encontrar una vida mejor sin los documentos adecuados.

Debido a la directiva CDC, que se extendió indefinidamente, la administración ha detenido en gran medida este proceso. Las autoridades han defendido el desplazamiento de niños, diciendo que los menores representan el mismo riesgo para la salud pública que los adultos y las familias durante una pandemia.

Hasta ahora, se han llevado a cabo cerca de 43,000 expulsiones bajo la regulación de los CDC, que los funcionarios han descrito como una herramienta exitosa para bloquear la entrada de personas que podrían propagar el coronavirus en los Estados Unidos.

Aduanas y guardias fronterizos casi llevaron a cabo 900 expulsiones de menores no acompañados en marzo y abril, pero se negaron a proporcionar cifras para mayo. La agencia tampoco ha dicho nada sobre cómo sus funcionarios deciden si llevar a un niño a la oficina de reasentamiento de refugiados durante la pandemia.

A principios de este mes, la Unión Estadounidense de Libertades Civiles y otras partes interesadas presentaron dos demandas en nombre de un adolescente hondureño de 16 años bajo custodia estadounidense y una niña salvadoreña de 13 años que fue expulsada en abril.

Aunque el alivio buscado en las demandas se limita a los dos menores, los defensores creen que los desafíos legales pueden ayudar a bloquear las políticas de expulsión.

Magdalena, la madre de la niña de 13 años, dijo que temía que su hija en El Salvador pudiera ser perseguida por los mismos pandilleros que la hicieron huir a los Estados Unidos en 2013.

"Me sorprendió, me llenó de tristeza y decepción", dijo en una entrevista con CBS News sobre la deportación de su hija. "Antes de ser deportados, deberían tener un juicio justo. Creo que todos lo merecemos".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *