Obituario de Monte Hellman | Películas


Siempre que se menciona el nombre del director Monte Hellman, lo acompaña la palabra «culto». Es posible que Hellman, quien murió a la edad de 91 años, haya ganado un estatus de culto debido a su reputación de forastero, como sus actores favoritos Jack Nicholson y Warren Oates, y porque sus películas eran muy raras. Después de su película más exitosa y famosa, Two-Lane Blacktop (1971), solo se le atribuyeron cinco largometrajes.

Aun así, no estuvo inactivo todo el tiempo. Enseñó cine en el Instituto de las Artes de California y trabajó en varios proyectos para otros, algunos de ellos sin acreditar. Por ejemplo, tras la muerte de sus directores Tom Gries y Mark Robson, Hellman completó dos películas en postproducción, la biopic de Muhammed Ali The Greatest (1977) y Avalanche Express (1979).

Dirigió un episodio de Baretta (1975), la serie policial protagonizada por Robert Blake, y dirigió la segunda unidad del drama de Samuel Fuller sobre la Segunda Guerra Mundial The Big Red One (1980) y el éxito de ciencia ficción RoboCop (1987). También fue el productor ejecutivo de la película debut de Quentin Tarantino, Reservoir Dogs (1992). Sin embargo, ninguna de estas obras lo llevó al ojo público, y continúa siendo recordado principalmente por Two-Lane Blacktop.

Monte Hellman en 1971
Monte Hellman en 1971, momento en el que comenzó a ganar estatus de culto como director. Foto: Colección Everett / Alamy

Monte nació en la ciudad de Nueva York de Fred Himmelbaum, quien dirigía una tienda de comestibles antes de convertirse en agente de bienes raíces, y Gertrude (de soltera Edelstein), trabajadora de grandes almacenes. Estudió teatro en la Universidad de Stanford y cine en UCLA. Luego fundó una pequeña compañía de teatro en Los Ángeles. La pieza de apertura fue Esperando a Godot de Samuel Beckett.

Nueve meses después, los dueños del teatro decidieron demoler el edificio y convertirlo en cine. Roger Corman, uno de los inversores en el teatro, le aconsejó a Hellman que fuera al cine y le ofreció un trabajo. Eso fue en 1959 cuando Corman estaba produciendo una serie de películas Z para el mercado juvenil autocine con su gusto por el terror de ciencia ficción con efectos especiales sucios, monstruos baratos y elenco desconocido.

El primer trabajo como director de Hellman fue Bestia de la cueva encantada (1959), que prometía al público «chicas jóvenes gritando absorbidas en un laberinto de horror por un ghoul del infierno hambriento de sangre». Hellman admitió más tarde que estaba bastante avergonzado «no por el tipo de imagen que era, sino simplemente por mi propia falta de experiencia». Siguieron más tareas para Corman, dirección, coescritura y edición. Mientras editaba The Wild Ride (1960), Hellman conoció a Nicholson, de 22 años, quien tenía la nómina más alta como delincuente juvenil.

En 1964, Hellman y Nicholson fueron a Filipinas para filmar dos aventuras de Poverty Row: Back Door to Hell y Flight to Fury, que cuestan alrededor de $ 80,000 cada una. “Trabajé una de noche mientras filmaba la otra y me salí con tres horas de sueño. Es la locura de un joven … y los lugares estaban a cientos de millas de distancia y no se pueden explorar las dos imágenes antes de comenzar con la primera. «

Millie Perkins y Jack Nicholson en la película de Monte Hellman The Shooting, 1966.
Millie Perkins y Jack Nicholson en la película de Monte Hellman The Shooting, 1966. Foto: TCD / Prod.DB / Alamy

Si bien se beneficiaron del buen ojo de Hellman para la localización, ambas películas estuvieron empantanadas por guiones minuciosos y derivados. Así que fue sorprendente que, aproximadamente un año después de esos calderos, Hellman y Nicholson trabajaran juntos en dos de los westerns más originales realizados desde la década de 1950: Ride in the Whirlwind (1965) y The Shooting (1966).

La experiencia de hacer dos películas seguidas se repitió cuando Hellman partió hacia el desierto de Utah con un equipo de 10 personas para filmarlas en un espacio diminuto en poco más de tres semanas. Estos «anti-occidentales» sombríos, enigmáticos y existenciales fueron descartados en ese momento, solo para ser redescubiertos y celebrados años más tarde (a pesar o debido a las asperezas) cuando Nicholson se había convertido en una estrella de cierto tamaño.

Pero fue el asfalto de dos carriles lo que convirtió a Hellman en un culto. A esto le siguen dos fanáticos de los autos de pelo largo (los cantantes James Taylor y Dennis Wilson en sus únicos papeles cinematográficos) que conducen su Chevrolet hacia el este de California en 1955 y desafían a otros en el camino, incluido un playboy envejecido (Oates) en un naranja brillante. Pontiac GTO. La estructura de la película es tan lineal como el camino que sigue, y el reparto está formado por personajes sin nombre. Solo se les llama conductor, mecánico, niña y GTO. Aunque los personajes reciben nombres representativos, siguen siendo individuos.

Monte Hellman recibió el Premio Especial León a la Carrera del Festival de Cine de Venecia de 2010 tras el lanzamiento de su película Road to Nowhere.
Monte Hellman recibió el Premio Especial León a la Carrera del Festival de Cine de Venecia de 2010 tras el lanzamiento de su película Road to Nowhere. Foto: Reuters / Alamy

Lo que es efectivo es el desapego de Hellman de su tema y la forma en que captura bellamente los espacios de estacionamiento vacíos, los invitados nocturnos, el campo abierto y el telón de fondo de dos carriles de esta subcultura estadounidense. «La cosa es que hay que seguir moviéndose», dice uno de los personajes que define la road movie.

Después del éxito de crítica pero el fracaso comercial de Two-Lane Blacktop, Hellman comenzó a trabajar en Shatter (1974), la entrada de Hammer Films en el género del kung fu, que se filmó en Hong Kong para reducir la producción a la mitad cuando fue asumida por el productor. Michael Carreras. A su regreso a los Estados Unidos, Corman le ofreció Cockfighter (1974), que Hellman filmó en Georgia porque el «deporte» de las peleas de gallos era legal en ese estado. La película fue lanzada debido a las protestas y piquetes de la Sociedad Estadounidense para la Prevención de la Crueldad contra los Animales y, a pesar de varias modificaciones y cambios de nombre, nunca encontró una gran audiencia.

A pesar de su lado malvado, Cockfighter contiene una actuación maravillosamente enigmática y silenciosa de Oates, excelente cinematografía con luz natural del camarógrafo Néstor Almendros y pacy, dirección atmosférica. La ambivalencia en el corazón de la película se debe al hecho de que Hellman nunca se sintió cómodo con el tema y el productor Corman se vio obligado a agregar más secuencias gráficas de peleas de gallos y explosiones de autos.

La tercera y última película que Hellman hizo con Oates fue China 9, Liberty 37 (1978), un spaghetti western rodado en España, un obvio homenaje a Sam Peckinpah, quien apareció en un papel secundario. Hellman tuvo que esperar otros 10 años antes de tener la oportunidad de tomar otra foto.

Iguana (1988), rodada principalmente en locaciones de Lanzarote, era un retrato de un marinero desfigurado del siglo XIX. Casi sumergido en sus afirmaciones alegóricas, tiene cierta fascinación como un proyecto Hellman típicamente poco convencional con un antihéroe.

Según Hellman, “lo estropeó un productor estúpido y neurótico que no pudo gastar dinero hasta el último minuto (cuando normalmente era demasiado tarde). No se preparó nada de antemano. No teníamos luces hasta tres semanas después de que comenzara el rodaje, y los accesorios importantes a menudo no llegaban hasta tarde en el día … Estaba en constante ira. Pero me gustó mucho la película. «

Monte Hellman recuerda su carrera con Roger Corman, quien le dio su primer descanso cinematográfico

Noche de paz, Noche de muerte 3: ¡Mejor ten cuidado! (1989), una película de slasher común y corriente, fue excusada por los devotos partidarios de Hellman como un caldero con la esperanza de cosas mejores. “En realidad, siempre he sido un arma alquilada. Por lo general, aceptaba todos los trabajos que se me presentaban. Para estar a la altura de mi reputación, traté de aprovechar al máximo estas asignaciones; por lo general, contrataba a un nuevo escritor para que revisara los guiones a mi gusto. Pero he hecho películas de otras personas ”, dijo Hellman una vez.

Su siguiente película fue La novia de Stanley, uno de los cinco episodios de terror de Trapped Ashes (2006). Hubo otro largometraje: Road to Nowhere (2010), un neo-noir de bajo presupuesto, es una metapelícula en los extremos. Enigmática y fascinante, es una película dentro de una película dentro de una película que pide al público que suspenda la incredulidad afirmando al final que “esta es una historia real”.

En 1955 Hellman se casó con el actor Barboura Morris; Se divorciaron en 1961. Al año siguiente se casó con Jacqueline Ebeier, con quien tuvo dos hijos, Jared y Melissa; Se divorciaron en 1972. Su tercera esposa fue Emma Webster, escritora, y ese matrimonio también terminó en divorcio. Le sobreviven sus hijos y su hermano Herb.

Monte Hellman, director de cine, nacido el 12 de julio de 1929; murió el 20 de abril de 2021

Ronald Bergan murió en 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *