Miles duermen abiertos después de que se incendiara el campo de refugiados griego.


Miles de refugiados y migrantes pasaron una tercera noche al aire libre en la isla griega de Lesbos después de que dos noches consecutivas de incendios en el campo de Moria, notoriamente superpoblado, los dejaran sin hogar.

MYTILENE, Grecia – Miles de refugiados y Los migrantes pasaron una tercera noche al aire libre en la isla griega de Lesbos después de que dos noches consecutivas de incendios en el campamento de Moria, notoriamente superpoblado, los dejaran sin hogar.

Algunos se despertaron el viernes después de dormir al borde de la carretera, cortaron juncos y usaron mantas recuperadas para crear refugios rudimentarios que los protegieran del frío nocturno y del sol abrasador durante el día. Otros usaban carpas o simplemente tenían sacos de dormir para protegerse de los elementos.

Las autoridades griegas dijeron que los incendios del martes y miércoles por la noche fueron provocados deliberadamente por algunos de los residentes del campo enojados por las órdenes de aislamiento para prevenir la propagación del coronavirus después de que se encontraron 35 residentes infectados.

El campo estuvo cerrado hasta mediados de septiembre después de que se encontró el primer caso de virus en un hombre somalí al que se le había concedido asilo y que había abandonado el campo, pero luego regresó a Moria desde Atenas.

“Pasamos tres días aquí sin comer ni beber. Estamos en condiciones que realmente no son muy buenas ”, dijo Freddy Musamba, un ex residente del campo de Gambia que denunció la situación en Grecia y las condiciones en las que vivía.

"Quiero hablar de la Unión Europea que nos ha dejado, que nos ha dejado aquí", dijo Musamba. Pidió a la UE que “venga y nos apoye, no que nos deje. Somos como niños abandonados. Soportamos cosas que no sabíamos que podían pasar. “

Las organizaciones de ayuda han advertido durante mucho tiempo sobre las malas condiciones en el campo, que tiene una capacidad para poco más de 2.750 personas, pero alberga a más de 12.500 en una ciudad de tiendas de campaña que se construyó en un olivar adyacente.

La situación ha provocado intensas tensiones, tanto entre los migrantes y refugiados en el campo como entre los residentes que durante mucho tiempo han pedido el cierre de Moria.

El primer incendio en la noche del martes alrededor de 3.500 residentes del campamento se quedaron sin hogar, dijo el ministro de migración. Se trasladaron las tiendas de campaña y un ferry y dos barcos de la Armada debían proporcionar refugios de emergencia. Pero los restos del campamento fueron quemados el miércoles por la noche, dejando a los residentes restantes sin refugio.

El miércoles, el portavoz del gobierno Stelios Petsas enfatizó que a ninguno de los residentes del campamento, aparte de 406 adolescentes y niños no acompañados, se le permitiría salir de la isla. Los menores no acompañados fueron trasladados en avión al continente el miércoles por la noche y alojados temporalmente en hoteles.

“Algunas personas no respetan el país en el que viven y tratan de demostrar que no están buscando un pasaporte para una vida mejor. Petsas dijo que los incendios fueron deliberados y dejaron a miles de familias sin hogar.

Moria es el hogar de personas de África, Asia y Medio Oriente que llegaron a la isla desde la cercana costa turca para huir de la pobreza o el conflicto en su país de origen. Según un acuerdo de 2016 entre la Unión Europea y Turquía, quienes lleguen a las islas griegas permanecerán allí hasta que soliciten asilo con éxito o sean devueltos a Turquía.

Una acumulación de solicitudes de asilo, combinada con llegadas continuas y pocas deportaciones, provocó un hacinamiento masivo en Moria y otros campamentos en las islas del este del mar Egeo.

El campo superpoblado y sus malas condiciones fueron detenidos por los críticos como símbolo de los fracasos en la política de migración y refugiados de la UE.

El presidente francés Emanuel Macron Francia y Alemania estaban en conversaciones el jueves para recibir a algunos de los niños que viven en Moria.

El ministro federal del Interior, Horst Seehofer, dijo el viernes que 10 países de la UE habían acordado participar en la admisión de niños no acompañados de Moria y que estas conversaciones se llevaron a cabo con otros.

Dijo que Alemania y Francia se harían cargo de la mayor parte, "alrededor de dos tercios" de los 406 niños que habían vivido en el campamento sin padres o tutores.

Se puso en marcha un programa previo al incendio para que varios países europeos acogieran a algunos de los miles de menores no acompañados, en su mayoría adolescentes, en instalaciones para refugiados y migrantes en toda Grecia.

———

Becatoros informó desde Atenas. Vangelis Panantonis en Mitilene, Grecia, y Geir Moulson en Berlín contribuyeron a esto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *