Más protestas y funerales tras tiroteos mortales en Myanmar


Yangon, Myanmar – Los manifestantes se reunieron nuevamente en Myanmar el domingo, el día después de que las fuerzas de seguridad dispararon y mataron a dos personas en una manifestación en la segunda ciudad más grande del país. También se celebró un funeral para una joven que había sido asesinada anteriormente por la policía.

Mya Thwet Thwet Khine fue la primera muerte confirmada entre los muchos miles que salieron a las calles para protestar por el golpe del 1 de febrero que derrocó al gobierno electo de Aung San Suu Kyi. La mujer fue asesinada a tiros el 9 de febrero, dos días antes de cumplir 20 años, durante una protesta en la capital, Nayptitaw, y murió el viernes.

Unas 1.000 personas en automóviles y bicicletas se reunieron en el hospital el domingo por la mañana, donde sus cuerpos estaban retenidos bajo estricta seguridad. Incluso los abuelos de la víctima, que habían viajado desde Yangon, a cinco horas de distancia, se negaron a entrar. Cuando su cuerpo fue liberado, una larga procesión motorizada inició un viaje al cementerio.

En Yangon, la ciudad más grande de Myanmar, alrededor de 1.000 manifestantes honraron a la mujer bajo una calle elevada.

«Quiero decirle al dictador y su personal a través de los medios de comunicación que somos manifestantes pacíficos», dijo el manifestante Min Htet Naing. «¡Detengan el genocidio! ¡Dejen de usar armas mortales!»

Otra gran protesta tuvo lugar en Mandalay, donde la policía disparó y mató a dos personas cerca de un astillero el sábado cuando las fuerzas de seguridad intentaron obligar a los trabajadores a cargar un bote. Los trabajadores, como ferroviarios, camioneros y muchos funcionarios, participaron en una campaña contra la junta.

El tiroteo estalló después de que los residentes locales corrieron al muelle de Yadanabon para tratar de ayudar a los trabajadores a resistir. Una de las víctimas, descrita como una adolescente, recibió un disparo en la cabeza y murió instantáneamente, mientras que otra recibió un disparo en el pecho y murió camino al hospital.

También se han informado varias otras lesiones graves. Testimonios y fotografías de cartuchos mostraron que las fuerzas de seguridad utilizaron munición real además de balas de goma, cañones de agua y tirachinas.

Las nuevas muertes se encontraron con reacciones rápidas y fuertes de la comunidad internacional.

«Los disparos contra manifestantes pacíficos son más que pálidos», dijo el ministro de Relaciones Exteriores británico, Dominic Raab, en Twitter. «Junto con nuestros socios internacionales, consideraremos nuevas medidas contra quienes destruyen la democracia y reprimen la disidencia».

La semana pasada, el Reino Unido congeló los activos de tres importantes generales en Myanmar e impuso prohibiciones de viaje, lo que se suma a las sanciones específicas que ya están en vigor.

Singapur, que es parte de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático de 10 miembros junto con Myanmar, emitió una declaración condenando el uso de fuerza letal como «inexcusable».

Instó a las fuerzas de seguridad a que actúen con «extrema moderación» y advirtió: «Si la situación sigue empeorando, tendrá graves consecuencias adversas para Myanmar y la región».

Otra muerte por arma de fuego tuvo lugar en Yangon el sábado por la noche en circunstancias poco claras. Según múltiples informes en las redes sociales, incluida una transmisión en vivo que mostraba el cuerpo, la víctima era un hombre que actuaba como guardia voluntario de un grupo de vigilancia del vecindario. Estos grupos se formaron por temor a que las autoridades utilizaran a los delincuentes liberados para sembrar el pánico y el miedo provocando incendios y cometiendo actos de violencia.

Otra transmisión en vivo en Facebook mostró a la esposa del actor Lu Min describiendo a los vecinos cómo arrestaron a su esposo poco después de la medianoche y se lo llevaron de casa. Fue una de las seis personas de alto perfil en la industria del entretenimiento acusadas la semana pasada de inducir a los funcionarios a dejar de trabajar y unirse al movimiento de protesta que él y los demás han defendido públicamente.

El domingo, Facebook anunció que eliminaría el sitio operado por la Unidad de Información Militar de Myanmar «por repetidas violaciones de las normas de nuestra comunidad que prohíben la incitación a la violencia y la coordinación del daño». Ya había registrado otras cuentas relacionadas con el ejército.

La junta tomó el poder después de arrestar a Suu Kyi e impedir la convocatoria del parlamento. Las elecciones de noviembre pasado se vieron afectadas negativamente por irregularidades en la votación. El resultado de las elecciones, en el que el partido de Suu Kyi de la Liga Nacional para la Democracia ganó por abrumadora mayoría, fue confirmado por una comisión electoral que desde entonces ha sido reemplazada por los militares. La junta dice que celebrará nuevas elecciones en un año.

El golpe fue un duro golpe para la transición de Myanmar a la democracia después de 50 años de gobierno militar que comenzó con un golpe de 1962. Suu Kyi llegó al poder después de que su partido ganara las elecciones de 2015, pero los generales retuvieron un poder significativo bajo la constitución, que fue aprobada bajo un régimen militar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *