Malí: 3 rehenes europeos, 1 político maliense liberado


Un destacado político maliense y tres rehenes europeos liberados por extremistas islámicos en Malí esta semana aterrizaron en la capital del país, donde mantuvieron emotivas reuniones con familiares y fueron recibidos por funcionarios gubernamentales.

BAMAKO, Malí – Un destacado político maliense y tres rehenes europeos liberados por extremistas islámicos en el norte de Malí aterrizaron esta semana en la capital del país el jueves por la noche, donde mantuvieron emotivas reuniones con familiares y fueron recibidos por funcionarios gubernamentales.

Su libertad se produjo pocos días después de que el gobierno de Malí liberó a casi 200 militantes y los envió al norte de Malí por avión, lo que generó especulaciones sobre un próximo intercambio de prisioneros de que algunos temores podrían desestabilizar aún más el país. No se supo de inmediato si se pagó un rescate.

El jueves por la noche, el hijo de Sophie Petronin, trabajadora humanitaria francesa de 75 años, que había pasado casi cuatro años en cautiverio, le gritó mientras bajaba del avión. La empujó en un gran abrazo y gritó: “¡Madre! ¡Madre! ”Una y otra vez.

Soumaila Cisse, tres veces candidato a la presidencia de Malí, se bajó con una túnica blanca y turbante y abrazó primero a su esposa y luego a su hijo.

El gobierno de Malí también anunció sorprendentemente que dos ciudadanos italianos, el padre Pierluigi Maccalli y Nicola Chiacchio, también habían sido liberados por los yihadistas.

Los cuatro rehenes liberados fueron luego llevados a una recepción nocturna en el palacio presidencial de Malí, donde se reunieron con dignatarios.

«Pasé seis meses en … condiciones de vida muy difíciles, en aislamiento casi permanente, pero debo admitir que no fui sometido a violencia física o verbal», dijo Cisse a ORTM, la emisora ​​estatal de Malí.

El presidente francés, Emmanuel Macron, tuiteó que había hablado con Petronin por teléfono y los saludará cuando regresen a Francia el viernes.

«Qué placer escuchar su voz y saber que ahora está a salvo», tuiteó.

Maccalli, un sacerdote misionero católico de la Sociedad Misionera Africana (SMA), fue secuestrado de Níger en 2018. Los yihadistas confiscaron Chiacchio en el centro de Malí el año pasado, según Menastream, una consultora independiente de riesgo e investigación especializada en el Sahel y el norte de África.

Se sabía que los dos hombres estaban retenidos por los mismos extremistas después de que se publicara un video de ellos juntos en abril.

Los rehenes fueron liberados pocos días después de que las autoridades malienses liberaran a casi 200 prisioneros yihadistas durante el fin de semana, lo que generó especulaciones sobre un inminente intercambio de prisioneros.

Pero hubo un retraso de 48 horas entre los familiares de Cisse y Petronin, quienes fueron notificados primero y cuando los ex rehenes se presentaron para el vuelo en Tessalit. Las autoridades de Malí dijeron que fueron liberados el martes.

Cisse dijo que el retraso se debió a las condiciones de seguridad en el norte de Malí que hacían que fuera demasiado peligroso para ella viajar a Tessalit para el vuelo.

Si bien no hubo información inmediata sobre si se pagó un rescate, los grupos extremistas en el Sahel han financiado durante mucho tiempo sus organizaciones a través del pago de rescates de los gobiernos europeos, dicen los analistas.

Se cree que el grupo afiliado a Al-Qaeda conocido como JNIM y su personal siguen deteniendo al menos a otros cinco extranjeros: el médico australiano Ken Elliott, la monja colombiana Gloria Cecilia Narváez Argoti, el ciudadano sudafricano Christo Bothma, el suizo Beatrice Stockly y el ciudadano rumano Julian Ghergut.

En marzo, extremistas tendieron una emboscada al vehículo de Cisse mientras él y su séquito combatían en el norte de Malí. El tres veces candidato presidencial fue reelegido posteriormente a su escaño parlamentario en cautiverio y ahora se postula como el favorito en las elecciones de 2022.

Las negociaciones para su liberación parecían haberse estancado después de que un golpe militar el 18 de agosto derrocara al presidente electo democráticamente Ibrahim Boubacar Keita, quien derrotó a Cisse en las elecciones de 2013 y 2018. La junta militar ha pasado el poder a un gobierno de transición que ahora tiene la tarea de organizar elecciones, aunque el líder de la junta sigue siendo vicepresidente.

———

La redactora de prensa asociada Nicole Winfield en Roma; Sylvie Corbet en París y Krista Larson en Dakar, Senegal, contribuyeron a esto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *