Maduro ordena al embajador de la UE que abandone Venezuela


El presidente venezolano Nicolás Maduro ordenó al embajador de la UE en Caracas que abandonara el país para responder a la decisión del bloque de sancionar a once funcionarios del gobierno.

La medida es la última de una serie de medidas recientes que Maduro ha tomado. Maduro le dio a la diplomática portuguesa Isabel Brilhante Pedrosa 72 horas para silenciar las críticas internacionales sobre su régimen y la oposición antes de fin de año. debilitar las próximas elecciones legislativas.

La UE ya había impuesto las sanciones el lunes.

"¿Quién debería imponer sanciones?" dijo el lunes en un discurso televisivo. "¡Basta! … ¡Basta de colonialismo europeo contra Venezuela, la persecución a Venezuela!"

El martes, el jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, señaló que Bruselas devolvería el favor.

"Condenamos y rechazamos la expulsión de los nuestros. Embajador de la UE en Caracas ", escribió el Sr. Borrell en Twitter. "La UE tomará las medidas habituales de reciprocidad necesarias. Solo una solución negociada entre los venezolanos permitirá al país salir de su profunda crisis. “

Los funcionarios nombrados por Bruselas incluyen a Luis Parra, quien dirigió un golpe parlamentario contra Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, en enero. La UE, los Estados Unidos y la mayoría de los países latinoamericanos reconocen al Sr. Guaidó como el presidente legítimo de Venezuela. La UE también sancionó a los Vicepresidentes del Sr. Parra, Franklyn Duarte y José Gregorio Noriega.

La orden de Nicolás Maduro fue en respuesta a la decisión de la UE de sancionar a once funcionarios cerca de su gobierno. © Palacio de Miraflores / Reuters

Otros en la lista incluyen un vicepresidente de la Corte Suprema, jueces, el Sr. Plenipotenciario Maduro y un ex miembro de las fuerzas armadas, que según la UE fueron "responsables de graves violaciones de los derechos humanos".

Desde finales de 2017, se han impuesto medidas punitivas al régimen de Maduro por primera vez. La UE ha sancionado a 36 funcionarios.

Las tensiones entre el bloque y Caracas han aumentado en las últimas semanas cuando Maduro usó la Corte Suprema para sofocar a sus oponentes antes de las elecciones legislativas, lo que debe suceder antes de fin de año.

El 12 de junio, el tribunal controlado por Maduro nombró un nuevo consejo electoral sin la aprobación del Congreso. Tres de los cinco rectores del nuevo consejo provienen de la coalición del gobierno y otro de un pequeño grupo de oposición que se ha pronunciado a favor del régimen.

Los principales partidos de oposición dijeron que no reconocerían al nuevo consejo ni tomarían parte en ninguna elección que organizara.

Mike Pompeo, Secretario de Estado de los Estados Unidos, dijo que el gobierno ha elegido un consejo que "sellará sus decisiones e ignorará las condiciones requeridas para elecciones libres".

Días después, la Corte Suprema fue suspendida. La junta de Acción Democrática, uno de los cuatro principales partidos de oposición en la coalición Guaidó y uno de los partidos más antiguos del país, data de la década de 1940.

Reemplazó al Secretario General de AD Henry Ramos Allup con Bernabé Gutiérrez, un rebelde de las filas del partido. El Sr. Ramos y sus partidarios se opusieron a la decisión judicial y expulsaron al Sr. Gutiérrez.

Al día siguiente, la Corte Suprema tomó medidas contra Primero Justicia, otro de los cuatro principales partidos de oposición. Designó a José Brito como su nuevo líder, aunque fue expulsado del partido el año pasado por corrupción.

La UE condenó los pasos y dijo que "reducen al mínimo el espacio democrático en el país", mientras que Guaidó describió a la Corte Suprema como "el brazo legal de la dictadura".

Además, el Fiscal General de Maduro está tratando de lograr que el partido del Sr. Guaidó, Voluntad Popular, declare una organización terrorista y organizó actos de violencia durante las protestas callejeras antigubernamentales en 2014 y 2017.

Se espera que la Corte Suprema tome medidas contra el cuarto de los principales partidos de oposición, Un Nuevo Tiempo (A New Age), en las próximas semanas. Un rebelde del partido ha pedido a la corte que reemplace su liderazgo.

La oposición dice que el régimen no prohíbe directamente a los partidos, sino que los coopera para que puedan reclamar una apariencia legítima en las elecciones para un nuevo congreso más adelante en el año.

Las elecciones son importantes porque los Estados Unidos y sus aliados consideran que la Asamblea Nacional es la última institución democrática en Venezuela, y porque la afirmación de Guaido de ser el presidente interino legítimo del país se basa en su liderazgo en la asamblea.

Las últimas elecciones al Congreso se celebraron en 2015, solo dos años después del reinado de Maduro. La oposición ganó dos tercios de los escaños.

Informe adicional de Michael Peel en Bruselas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *