Los golpistas de Mali proponen un "presidente de transición".


  Ismaël Wagué habla durante una rueda de prensa en Bamako

Derechos de imagen
Getty Images

Leyenda

Ismaël Wagué habla durante una rueda de prensa en Bamako

Los golpistas de Malí dicen que se nombrará un presidente de transición que vendrá de la población civil o del ejército.

Ibrahim Boubacar Keïta fue destituido en un golpe de estado el martes.

Los líderes de África occidental lo han instado a que sea reintegrado y la ONU ha pedido la liberación de los funcionarios.

Pero los golpistas dicen que están en contacto con la oposición política y otros grupos para intentar iniciar la transición.

Dicen que las elecciones se realizarán en el momento que estimen oportuno y también se han comprometido a cumplir con los acuerdos internacionales para combatir a los yihadistas.

La ​​coalición de oposición, que había hecho campaña para que el Sr. Keïta renunciara, convocó a una manifestación el viernes para celebrar su partida.

El jueves, la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Ecowas) anunció que enviaría enviados para garantizar el restablecimiento del orden constitucional.

También pidió la "acumulación inmediata" de la fuerza de reserva de Ecowas, una fuerza multidisciplinaria de personal militar, civil y policial que intervino en crisis anteriores en la región, pero siempre en países mucho más pequeños que Malí.

En la capital, Bamako, hay una mayor presencia militar fuera de los ministerios gubernamentales, pero las tiendas y negocios han reabierto.

La reproducción multimedia no es compatible con su dispositivo.

Firma de los medios Cinco factores que hicieron más probable el golpe de Estado contra el ex presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keïta.

Malí, un país enorme que se extiende hasta el Sahara, es uno de los más pobres del mundo y ha sido testigo de varias tomas de posesión militares. Actualmente está luchando para contener una ola de ataques yihadistas y violencia étnica.

Keïta ganó una segunda legislatura en 2018, pero ha estado expuesta a importantes protestas callejeras desde junio por corrupción, mala gestión económica y elecciones parlamentarias controvertidas. [19659007] También hubo enojo entre las tropas por el pago y el conflicto con los yihadistas.

¿Qué dijeron los líderes militares?

"Vamos a establecer un consejo de transición con un presidente de transición que hará esto". sea ​​militar o civil ", dijo el portavoz de la junta, el coronel Ismaël Wagué, al canal de televisión France 24.

" Estamos en contacto con la sociedad civil, los partidos de oposición, la mayoría, todos para tratar de que la transición funcione. "[19659007] La transición será" tan pronto como sea posible ", añadió.

Los golpistas tienen diferentes ideas bajo presión.

Mary Harper, editora de África, BBC World Service [19659007] Los soldados que han tomado el poder en Malí dicen que están en conversaciones con la oposición política y otros grupos para intentar lograr una transición.

A pesar de las fuertes demandas de las potencias regionales e internacionales para la reinstalación del presidente derrocado Ibrahim Boubacar Keïta, los líderes del golpe y la oposición nacional de Malí tienen ideas diferentes.

Quieren una autoridad que pueda combatir la corrupción, reactivar la economía y poner fin a la violencia étnica y yihadista.

Dado que varias organizaciones internacionales y regionales Intervenciones que no pudieron resolver las muchas crisis en el país, este es un gran desafío.

Was hab es dicho los líderes mundiales?

Los jefes de estado y de gobierno de África occidental habían solicitado previamente la reinstalación del Sr. Keïta.

"Malí se encuentra en una situación crítica con el grave riesgo de que un colapso del Estado y de las instituciones lleve a retrocesos en la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado, con todas las consecuencias para toda nuestra comunidad", dijo Ecowas, de 15 miembros. al final de una video cumbre.

Derechos de imagen
Getty Images

Título

Ibrahim Boubacar Keïta ganó un segundo mandato en 2018

La Unión Africana había suspendido previamente a Malí y dijo que los golpes militares eran "algo del pasado que ya no podemos aceptar".

El presidente francés Emmanuel Macron dijo que Francia y Alemania condenaron el golpe y querían una transición a un gobierno civil lo antes posible.

Francia, el ex gobernante colonial de Malí, tiene varios miles de soldados en Malí que luchan contra grupos islamistas militantes y su ministra militar Florence Parly ha tuiteado que esta operación continuaría.

  • Cómo África Occidental está amenazada por los islamistas militantes

¿Quiénes son los golpistas?

El coronel Assimi Goita se ha presentado como líder de la nueva junta militar, que se autodenomina Comité Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP) Poco se sabe de él.

Derechos de imagen
AFP

Leyenda

El coronel Assimi Goita dijo que ahora encabeza la junta militar

El coronel Goita, considerado el jefe de las fuerzas especiales de Malí, ha elogiado una rápida transferencia de poder.

Otros miembros de la junta son el coronel Malick Diaw, vicepresidente del CNSP, y el coronel Wagué, subjefe de personal de la Fuerza Aérea.

¿Qué dice la oposición?

Uno de los partidos de la coalición de oposición M5, CMAS, dijo que apoyaría a los golpistas en "desarrollar un calendario" para nuevas elecciones y convocó a mítines el viernes "para celebrar la victoria del pueblo maliense".

Después de una reunión con los golpistas, el jefe del movimiento de oposición M5 en Mali, el conservador Imam Mahmoud Dicko, anunció que se retiraría de la política. No se dieron razones.

El Sr. Dicko fue una de las figuras clave en las principales protestas callejeras en las que se le pidió a Keïta que renunciara.

  • El imán popular contra el presidente de Malí

¿Cómo se produjo el golpe? [19659021] Parece que los soldados amotinados tomaron el control del campamento militar de Kati el martes, a unos 15 km de Bamako. Luego marcharon hacia la capital, aclamados por la multitud que se había reunido para exigir la renuncia del Sr. Keïta.

Luego, los soldados irrumpieron en los edificios presidenciales, arrestaron al Sr. Keïta y a su primer ministro y los llevaron al campamento de Kati, donde todavía están detenidos.

El presidente Keïta apareció en la televisión el martes por la noche y dijo que renunciaría porque no estaba quería "que se derramara sangre para mantenerme en el poder".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *