LA Opera abre triunfalmente con «Il Trovatore»



Durante 35 años, la noche de apertura de la Ópera de Los Ángeles con sus celebraciones de gala ha presagiado la temporada de otoño, con una excepción: a cualquier temperatura.

Nadie necesitaba que le recordaran en el Dorothy Chandler Pavilion el sábado por la noche por qué las estaciones no cambiaron por el arte el año pasado. Pero con una nueva producción de «Il Trovatore» de Verdi en otoño debe enderezarse.

Para el registro:

6:35 p.m. 20 de septiembre de 2021En una versión anterior de esta revisión, la leyenda identificaba incorrectamente a Raehann Bryce-Davis como Tiffany Townsend.

El ambiente no podía ser solemne. Para la gran audiencia, en su mayoría molesta, en su mayoría enmascarada, esta fue la primera visita al teatro en mucho tiempo para experimentar la ópera en vivo en plena producción. Se escucharon voces emocionantes y audaces. Había una soprano exquisita. Había un coro, precioso. Había una orquesta que sonaba tan plena, poderosa y colorida, incluso en el foso de una sala cargada acústicamente que era una alegría. Estaba el caldero de Verdi.

Un brindis, luego por LA Opera. Es un sobreviviente de una pandemia que supera los obstáculos en lugar de los habituales. Los sets enviados desde Europa para la producción no llegaron a tiempo. Debido al respaldo de los buques portacontenedores frente a San Pedro, se tuvieron que construir nuevos decorados desde cero en 10 días para recrear un desempeño similar hace 19 años cuando una huelga laboral golpeó el puerto de Los Ángeles.

Parece que el estreno de la primera noche transcurrió sin problemas (lo que no siempre ocurre con todas las producciones y todos los años). La naturaleza del cambio climático también parecía ser una fanática de la ópera, al menos por el momento. Sin ola de calor. No hay aire lleno de humo de incendios que ennegrecen los pulmones de los cantantes.

Pero lo que la pandemia finalmente causó estragos en LA Opera es una pregunta más difícil de responder. Esta no fue una noche de estreno normal en varios sentidos. La primera música que se escuchó fue el Himno Nacional, que fue entonado por el público a través de máscaras, dándole una dulzura conmovedora y muda.

No hubo cantantes estrella, sino talento fresco. Mucho ha cambiado en la sociedad durante la pandemia, y LA Opera, que ha asumido un papel de liderazgo decidido al abordar la diversidad en la ópera, está haciendo un esfuerzo claro para tener un elenco que sea racial y físicamente diferente.

También seleccionó una ópera que, a pesar de su popularidad, ha sido problemática durante mucho tiempo debido a sus estereotipos raciales. Es la ópera que tiene al Anvil Choir tratando al Zingari (tradicionalmente traducido como gitano, pero ahora mejor traducido por LA Opera como romani) como el terrible diverso, con sus brujas lanzando hechizos malignos y quemando bebés.

Hay mucho por descubrir, y LA Opera ha elegido una producción del director español Francisco Negrín de Montecarlo para solucionar estos problemas. Hace esto en parte al hacer que todo sea tan oscuro y espeluznante que no es fácil saber qué es qué o por qué.

El decorado de Louis Désiré construido con tanto orgullo por LA Opera es una hermosa construcción de reemplazo con partes móviles, incluida una torre que sube y baja. Las columnas sirven como un espeluznante coro que se arrastra. Los incendios van y vienen como un poderoso motivo dramático. El piso del escenario se eleva hacia la parte trasera y todos se sienten muy lejos, lo que se suma a la oscuridad oscura e inquietantemente espeluznante.

Todos los directores en estos días intentan redimir a «Trovatore». La producción de LA Opera de 1998 trasladó la ópera a los campos de exterminio de Bosnia. Negrín busca humanizar a Azucena, que venga la cremación de su madre romaní en la hoguera robando y quemando al bebé de un príncipe español del siglo XV. En una de las muchas inconsistencias del libreto, resulta que Azucena quemó por error a su propio bebé, por lo que crió al español como si fuera suyo.

En esta ocasión vivimos “Trovatore” desde el punto de vista de Azucena. Su hijo carbonizado aparece y reaparece, al igual que la madre carbonizada. Siglos de terror y abusos contra los gitanos parecen haber creado una comunidad de duelo por la que Azucena se convierte en símbolo de Negrín. No hay escapatoria del pasado.

Pero no se ve lo suficiente en el escenario. Cantantes mal escenificados, gestos teatrales semáforos convencionales, poco convincentes, que inmediatamente transforman de nuevo en personajes de ópera estándar. Todo el fuego, el horror y el miedo se sienten estereotipados en sí mismos. Visualmente, los efectos de luz de Robert Wilson-lite de las columnas iluminadas no son muy originales.

Dejar a los cantantes a su suerte no siempre es tan malo en “Trovatore”. A menudo se dice que solo necesitas cuatro cantantes increíbles. En realidad, se necesitan cinco, y LA Opera logró lograr un impresionante cuatro.

Lo más notable es Guanqun Yu como Leonora, el interés amoroso de Manrico, el trovador (el «hijo» de Azucena) y el conde (el enemigo de Manrico y, como finalmente sabemos, su hermano). Verdi la convirtió en una heroína ardiente. Yu, por otro lado, es elocuente y reservado y la figura más creíble en el escenario. Sus notas altas verdaderas y puras se vuelven aún más significativas por su falta de notoriedad. El sentido de determinación y determinación que le da a Leonora cuando sacrifica su vida por el amor es más una fuerza interior que una exageración exterior.

Limmie Pulliams Manrico es yang con su yin, física, vocal y teatralmente. Tiene un tenor sano, concentrado y que suena que impregna la habitación pero nunca es vulgar. No mostró muchos matices, pero ni Verdi ni Negrin cuando se trataba de Manrico. Si Pulliam hizo un esfuerzo palpable para cantar en voz baja, ese esfuerzo fue tan conmovedor como el esfuerzo que le costó a Yu sonar heroico.

Raehann Bryce-Davis podría haber sido dos azucenas diferentes. En el escenario se vio reducida a movimientos traumatizados para ganarse nuestra compasión, pero vocalmente llenó el vacío emocional. Ella confió en su resonante voz de mezzosoprano para revelar las complejas profundidades de los personajes.

El humilde recuento del barítono Vladimir Stoyanov mostró su fuerza principalmente en la lucha con espadas. Pero el poderoso bajo Morris Robinson como Ferrando, el capitán de su guardia, hizo que el ejército del Conde fuera impresionante. Leonora tenía a una agradable Tiffany Townsend como sirvienta sufriente.

Como era de esperar, James Conlon estuvo en su elemento con Verdi, promocionando la producción y señaló que el director musical de la compañía ha realizado más de 500 representaciones de óperas de Verdi a lo largo de su carrera. Como de costumbre, apoyó a los cantantes sólidamente y empujó algo hacia la excitación si era necesario. La orquesta tocó como se suponía que debía tocar y el coro cantó de esa manera también.

No es la primera vez que Conlon recibe el aplauso más fuerte durante el telón, salpicado de los vítores del “Maestro”. Esta vez no solo fue el director de la velada, sino el símbolo de una empresa que estaba de nuevo en acción.

¿Cómo retrocediste, podrías preguntar? Es posible que el factor de riesgo no sea lo suficientemente bajo como para sentarse en el Dorothy Chandler Pavilion durante casi tres horas. El requisito de vacunación permite excepciones. (Aquellos que no están vacunados deben presentar una prueba de COVID-19 negativa dentro de las 72 horas posteriores a la presentación). Aunque se requieren todas las máscaras durante la noche, una pareja en la fila detrás de mí se quitó la máscara tan pronto como lo hicieron. los asientos habían llegado. Otros, desde mi punto de vista de la sección de orquesta, dejan que las máscaras se les resbalen bajo las narices durante la actuación.

Una revisión de la calculadora de riesgos del proyecto microCOVID muestra que participar en el “Trovatore” podría representar alrededor de la mitad de su presupuesto de riesgo semanal. Alternativamente, las actuaciones del 3 y 6 de octubre (en las que Gregory Kunde asume el papel de Manrico) se retransmitirán en directo por una tarifa.

«Il Trovatore»

Dónde: Dorothy Chandler Pavilion, 135 S. Grand Ave., LA

Cuando: 7.30 p.m. 6 de octubre, 2 p.m. 10 de octubre

Entradas: $ 19- $ 292 para ver en persona, $ 30 para transmitir

La información: (213) 972-8001 o laopera.org

Tiempo de ejecución: 2 horas, 45 minutos

(function(d, s, id){ var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if (d.getElementById(id)) {return;} js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = "https://connect.facebook.net/en_US/sdk.js"; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs); }(document, 'script', 'facebook-jssdk'));

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *