La junta de Myanmar hace una oferta de alto el fuego, pero no a los manifestantes


YANGON, Myanmar (AP) – La junta de Myanmar anunció el miércoles que pondría en marcha un alto el fuego unilateral de un mes, pero hizo una excepción por las medidas que interrumpen las operaciones administrativas y de seguridad del gobierno, una clara indicación del movimiento de masas que realizaba protestas en todo el país contra ellos a diario. tomó el poder en febrero.

El anuncio se produjo después de una serie de batallas con al menos dos organizaciones guerrilleras de minorías étnicas, que están bien representadas en sus respectivas áreas a lo largo de las fronteras.

Más de una docena de estos grupos han buscado una mayor autonomía del gobierno central durante décadas, a veces a través de la lucha armada. Incluso en tiempos de paz, las relaciones fueron tensas y el armisticio frágil.

El movimiento contra el golpe del 1 de febrero, que derrocó al gobierno electo de Aung San Suu Kyi, se centra en la desobediencia civil y pide a los trabajadores del sector público y privado que cesen el trabajo que apoya a la maquinaria del gobierno.

Ella ha buscado una alianza con grupos étnicos minoritarios armados para aumentar la presión sobre la junta. quiere que formen un llamado ejército federal para contrarrestar las fuerzas armadas del gobierno.

Los manifestantes, en gran parte pacíficos, en las ciudades de Myanmar han estado expuestos a agentes de policía y soldados armados con armas que utilizaban libremente. Al menos 536 manifestantes y transeúntes han muerto desde el golpe, según la Asociación de Asistencia a Presos Políticos de Myanmar. Esto cuenta los que se pueden documentar y dice que es probable que el número real de víctimas sea mucho mayor.

No hubo respuesta inmediata al anuncio de armisticio por parte de las fuerzas de las minorías étnicas. Varios de los grandes grupos, incluidos los Kachin en el norte, los Karen en el este y el Ejército Arakan de los Rakhines en el oeste de Myanmar, han denunciado públicamente el golpe y han anunciado que defenderán a los manifestantes en el área que controlan.

El Ejército de la Independencia de Kachin, el brazo armado de la Organización de la Independencia de Kachin, atacó una estación de policía en el municipio de Shwegu, estado de Kachin, antes del miércoles por la mañana, según los medios de comunicación locales The 74 Media y Bhamo Platform. Se dice que los atacantes confiscaron armas y suministros e hirieron a un oficial de policía.

Los Kachin han llevado a cabo una serie de ataques contra las fuerzas gubernamentales en su área desde el golpe. La última ronda de enfrentamientos fue provocada por los ataques del gobierno contra cuatro puestos de avanzada de Kachin. Después de un ataque de Kachin a mediados de marzo, los militares tomaron represalias con un ataque con helicóptero a una base de Kachin.

El ataque de Kachin del miércoles siguió a un nuevo conflicto en el este de Myanmar, donde las guerrillas de Karen capturaron un puesto de avanzada del ejército el sábado. El ejército de Myanmar siguió adelante con ataques aéreos el miércoles, matando al menos a 13 aldeanos y conduciendo a miles más a través de la frontera hacia Tailandia, según Free Burma Rangers, un grupo humanitario establecido que brinda ayuda médica a los aldeanos del área.

Tras los ataques aéreos, la Unión Nacional Karen emitió una declaración de una de sus fuerzas armadas diciendo que las fuerzas militares de Myanmar «deben avanzar hacia nuestras áreas desde todos los frentes» y pueden tener que responder. La KNU es el principal organismo político que representa a la minoría Karen.

El conflicto en el este de Myanmar extendió la crisis a la vecina Tailandia, donde se estima que 3.000 karen buscaron refugio temporal. El primer ministro Prayuth Chan-ocha dijo que habían regresado voluntariamente rápidamente a través de la frontera y que no fueron obligados a salir de Tailandia. Las autoridades tailandesas dijeron el miércoles que solo unos 200 permanecían en el país y se preparaban para regresar.

Las protestas contra la toma del poder militar continuaron en las ciudades de Myanmar, deshaciendo una década de progreso hacia la democracia en el país del sudeste asiático después de cinco décadas de gobierno del ejército.

Los manifestantes marcharon a través de al menos un área de Yangon, a pesar del número reducido dado el número de muertos en constante aumento. Los manifestantes en su mayoría jóvenes en el suburbio de Hlaing de la ciudad se detuvieron para honrar a un manifestante muerto en un enfrentamiento anterior con las fuerzas de seguridad.

Una larga columna de profesores en motocicletas mantuvo vivo el espíritu de oposición al golpe en el sur de Myanmar. Dos por bicicleta, llevaban carteles que decían “Queremos democracia” y gritaban consignas mientras conducían por la ciudad de Launglone hacia el campo circundante.

Los espectadores aplaudieron cuando pasó el convoy.

Un visitante externo vio a Aung San Suu Kyi por primera vez desde que fue encarcelada cuando los militares dieron su golpe. Habló con uno de sus abogados, Min Min Soe, a través de un enlace de video, según el sitio de noticias en línea The Irrawaddy.

Suu Kyi ha sido detenida por varios cargos penales menores y el ejército dijo que está investigando acusaciones de corrupción más graves en su contra. Sus partidarios rechazan la acción judicial por tener motivaciones políticas para desacreditarla y evitar que regrese a la arena política donde es la figura más popular del país.

Citando a Min Min Soe, el Irrawaddy dijo que Suu Kyi, quien se cree que está detenido en algún lugar de la capital, Naypyitaw, goza de buena salud.

“Incluso nos pidió que nos mantuviéramos saludables. Ella sonrió y se veía relajada ”, dijo el abogado.

Según la Asociación de Asistencia a Presos Políticos, 2.729 personas han sido detenidas y se han emitido órdenes de captura para otras 120 personas desde el golpe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.