Estados Unidos admite el primer grupo de solicitantes de asilo cuando Biden retira la política de permanecer en México


Como parte de sus esfuerzos para poner fin a las políticas de la era Trump que mantuvieron a decenas de miles de solicitantes de asilo fuera del territorio estadounidense, el gobierno de Biden admitió el viernes al primer grupo de migrantes que antes esperaban sus audiencias en la corte de inmigración en México.

Los funcionarios fronterizos estadounidenses procesaron a 25 solicitantes de asilo latinoamericanos en el puerto de entrada de San Ysidro en el sur de California y les permitieron permanecer en el país durante el juicio.

Los Servicios para la Familia Judía de San Diego recibieron solicitantes de asilo que dieron negativo al coronavirus y los llevaron a un hotel del área para ponerlos en cuarentena, según el presidente de la organización sin fines de lucro, Michael Hopkins. El grupo incluyó a seis familias y cinco personas de Honduras, Perú, Nicaragua, Guatemala y Cuba.

«Es el comienzo de un nuevo día para nuestro país», dijo Hopkins a CBS News. «El programa Permanecer en México fue inhumano en muchos sentidos».

Un funcionario de asilo del gobierno de Estados Unidos que entrevistó a personas que ingresaron a la política de la era Trump elogió los esfuerzos del gobierno de Biden y dijo que los migrantes a los que se permite ingresar a Estados Unidos ahora «tienen sus reclamos evaluados de manera justa».

«Hoy fue un día de esperanza. Finalmente vimos a 25 personas recibidas con dignidad», dijo a CBS News Taylor Levy, un abogado que ayudó a una docena de solicitantes de asilo que regresaron a México. «Es un maravilloso suspiro de alivio que finalmente haya justicia y esperanza, al menos para las 25 personas».

EE. UU. Deja a los solicitantes de asilo atrapados en México y pone fin a la política de Trump
Migrantes en busca de asilo esperan en la frontera en el puerto de entrada de El Chaparral en Tijuana, México, el viernes 19 de febrero de 2021.

Bloomberg


Para evitar la migración a los EE. UU., La administración Trump aprobó un programa llamado Protocolos de Protección al Migrante (MPP) en 2019, que finalmente resultó en que más de 70,000 solicitantes de asilo no mexicanos fueran enviados de regreso a México para sus audiencias en los tribunales de EE.

Muchos fueron devueltos a lugares en el norte de México plagados de violencia y crimen y esperaron meses e incluso años para sus juicios en Estados Unidos mientras estaban en sucios campamentos de inmigrantes. El campamento más grande está en Matamoros, Tamaulipas, un área donde el Departamento de Estado de Estados Unidos advierte a los estadounidenses que no lo visiten.

Human Rights First, según una lista actualizada el viernes, documentó más de 1,500 denuncias de agresiones, secuestros, violaciones, amenazas e incluso asesinatos de migrantes que habían regresado a México como parte de la política del MPP.

Las posibilidades de obtener asistencia legal también fueron escasas para la mayoría de los migrantes que regresaron a México. Más de 65.000 de los solicitantes de asilo sujetos a la política no tenían abogados que los representaran en la corte, según datos del gobierno compilados por Transactional Records Access Clearinghouse de la Universidad de Syracuse.

El Departamento de Seguridad Nacional dejó de aceptar solicitantes de asilo en el programa MPP poco después de la toma de posesión del presidente Biden, quien denunció enérgicamente la práctica durante su campaña presidencial.

La admisión de 25 solicitantes de asilo a California el viernes marcó el inicio de un nuevo proceso que el gobierno de Biden, con la ayuda de organizaciones sin fines de lucro, grupos internacionales y la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, había puesto en marcha para admitir gradualmente a los migrantes pendientes en México para que puedan quedarse. familiares o amigos en los EE. UU.

«Hoy hemos dado el primer paso para procesar de manera segura, eficiente y humana a las personas en la frontera», dijo el secretario del DHS, Alejandro Mayorkas, en un comunicado.

Se estima que 25.000 personas podrían ser elegibles para la etapa 1 del proceso, pero es probable que el número de solicitantes de asilo admitidos durante esta etapa sea menor, ya que muchos migrantes con casos en Estados Unidos pendientes han abandonado México y regresado a sus países de origen.

Los migrantes recientemente arrestados que nunca han participado en el programa no son elegibles para este proceso y continúan siendo expulsados ​​rápidamente debido a una ordenanza de salud pública de la era Trump que la administración Biden ha mantenido por el momento. En su declaración del viernes, Mayorkas advirtió a los migrantes potenciales que no hicieran el «peligroso viaje» hacia el norte.

«Las restricciones de viaje en la frontera siguen vigentes y se harán cumplir», dijo.

EE. UU. Deja a los solicitantes de asilo atrapados en México y pone fin a la política de Trump
Después de meses y, a veces, años en México, a algunos solicitantes de asilo se les permite ingresar al país a partir del viernes mientras esperan que los tribunales se pronuncien sobre sus casos.

Bloomberg


Se espera que Estados Unidos procese a más solicitantes de asilo elegibles el lunes en el Valle del Río Grande de Texas y la próxima semana en El Paso. Una vez que los puertos de entrada en estos primeros lugares estén en pleno funcionamiento, se espera que se procesen alrededor de 300 migrantes por día.

El viernes, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados lanzó un sitio web que permite a los migrantes elegibles registrarse para obtener una cita para ingresar al DHS de EE. UU. Anunció que acoger a los solicitantes de asilo que han esperado más tiempo en México, así como a los que lo están, tiene prioridad en peligro médico o peligro inminente.

El gobierno de Biden requiere que todos los migrantes den negativo en la prueba del coronavirus en los lugares de preparación en México antes de ser admitidos en los Estados Unidos. Los solicitantes de asilo que dan positivo en la prueba deben aislarse en México durante 10 días. Luego de completar esta fase de aislamiento y durante 24 horas sin fiebre, estas personas podrían ingresar nuevamente a Estados Unidos, dijo este jueves el Departamento de Estado.

El DHS ha declarado que los solicitantes de asilo admitidos en los Estados Unidos como parte de la reducción de Permanecer en México generalmente no son enviados a centros de detención. En cambio, se les deriva a refugios y grupos locales como el Servicio de Familias Judías para que puedan tener acceso a una vivienda temporal antes de partir hacia sus respectivos destinos en los Estados Unidos.

Hopkins, director ejecutivo de Jewish Family Service en San Diego, dijo que su grupo planea seguir usando hoteles para proporcionar alojamiento temporal a los solicitantes de asilo. A través de donaciones privadas y fondos de California y el gobierno federal, el grupo de Hopkins proporcionará ropa, comestibles, otras necesidades como pañales y ayuda con el transporte para los inmigrantes recién admitidos.

«La mayoría llega con muy poco dinero y muy pocas posesiones», dijo Hopkins.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *