El S&P 500 vuelve a cerrar a un nivel récord con sólidos datos de crecimiento en EE. UU.


El índice de referencia de Wall Street, S&P 500, registró otro máximo histórico y los precios de las materias primas se recuperaron el jueves después de que el gobierno de Estados Unidos registrara la tasa de crecimiento más fuerte desde 1984 durante los primeros tres meses del año.

El alza del 0,7 por ciento en el índice bursátil S&P 500 superó el máximo histórico hace dos días y extendió el repunte de un año.

Los sólidos datos sobre el crecimiento económico de EE. UU. También provocaron un fuerte aumento de los costos de las materias primas. El cobre cotiza por encima de los $ 10,000 por tonelada en la Bolsa de Metales de Londres, un nivel no visto desde 2011. El crudo Brent, el indicador de petróleo internacional, subió un 1,9 por ciento a 68,56 dólares el barril.

Según datos publicados por el Departamento de Comercio de Estados Unidos el jueves, la economía estadounidense creció un 6,4 por ciento anual en el primer trimestre, superando las previsiones de los economistas encuestados por Reuters, que habían pronosticado un crecimiento del 6,1 por ciento.

No solo fue el primer trimestre más sólido en casi 40 años, sino que también fue el segundo crecimiento más rápido de cualquier trimestre en los EE. UU. Desde 2003.

Los datos mostraron que la economía fue respaldada por la acción del gobierno, impulsada por billones de dólares en gastos de estímulo federal, y que el banco central del país continúa dando señales de que seguirá recibiendo un apoyo monetario significativo.

La Reserva Federal dijo el miércoles que los indicadores de actividad económica y empleo se habían fortalecido, pero la continua fragilidad en el mercado laboral hizo que fuera prematuro retirar sus compras mensuales de bonos por 120.000 millones de dólares que impulsaron los mercados financieros durante la pandemia.

Las acciones de tecnología quedaron rezagadas en otros sectores. El índice compuesto Nasdaq, de gran tecnología, subió solo un 0,2 por ciento, por debajo de su máximo histórico, ya que el aumento de los rendimientos de los bonos del gobierno pesó sobre las valoraciones de las empresas en crecimiento.

El rendimiento del Departamento del Tesoro de Estados Unidos a 10 años subió 0,03 puntos porcentuales a 1,64 por ciento a medida que cayó el precio de la deuda. El rápido crecimiento económico en EE. UU. Ha llevado a apostar por una mayor inflación, lo que está minando la rentabilidad de los valores de renta fija.

Un rendimiento más alto a 10 años también tiende a penalizar las acciones de crecimiento a largo plazo como las empresas de tecnología al aumentar el costo de oportunidad de tener acciones en empresas que no pagan dividendos generosos.

Apple registró un crecimiento de ingresos trimestrales de dos dígitos en un informe de ganancias publicado después de negociar en Nueva York el miércoles, mientras que Facebook registró un aumento en los ingresos por publicidad.

Shamik Dhar, economista jefe global de BNY Mellon, advirtió que a pesar de esos buenos resultados del primer trimestre, no esperaba que las acciones tecnológicas siguieran repuntando a medida que la economía mundial se reabría con bloqueos y los inversores esquivaban a los ganadores y evitaban la pandemia.

«Es posible que veas que los índices tecnológicos reciben apoyo por un tiempo, pero básicamente la historia es una que apoya a las empresas cíclicas», dijo Dhar, refiriéndose a empresas como los productores de energía y los fabricantes cuyos activos están vinculados al crecimiento económico.

El índice del dólar, que mide la moneda frente a la de sus socios comerciales, se mantuvo plano y se mantuvo en torno al más débil desde principios de marzo.

La libra esterlina subió un 0,1 por ciento frente al dólar, dentro del nivel de bigotes de 1,40 dólares que alcanzó por última vez a principios de marzo.

A medida que Estados Unidos se recuperó, los comerciantes buscaron el progreso económico impulsado por el lanzamiento de vacunas en regiones como Europa que habían emergido más lentamente de la pandemia, dijo Kristen Macleod, codirectora de ventas globales de divisas de Barclays.

«El dólar tiende a funcionar bien cuando Estados Unidos es, con mucho, el líder en crecimiento global», dijo.

El euro se mantuvo sin cambios frente al dólar el jueves a 1,2128 dólares, pero ha subido un 3,3 por ciento frente al dólar en lo que va de mes. «No es que Europa vaya a avanzar, pero resulta que la gente se ha vuelto demasiado bajista», dijo Macleod.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *