Cómo las Kardashian pasaron años destruyendo el espectáculo en el centro de su imperio


"Eres una persona muy angustiada y enojada", se quejó Kourtney Kardashian sobre el altavoz de su hermana Kim. Sus sollozos llenaron la enorme cocina de mármol de Khloé mientras un equipo de cámara observaba. "No estoy de acuerdo con quién eres como persona".

"Está bien, si dije algo que hiere tus sentimientos, lo siento", respondió Kim con una mueca apenas reprimida. "Pero obviamente algo más está pasando porque estás actuando como un maldito lunático ".

Era septiembre de 2017, y la pareja acababa de estallar sobre la planificación de las vacaciones navideñas anuales de la familia, un tiroteo de tarjetas que no alivió meses de tensiones por la supuesta falta de ética laboral de Kourtney. Quería que la filmación terminara a las 4:00 pm, y Kim estaba confundida acerca de cómo el miembro de la familia "menos trabajador" podría ser "el más legítimo". La pelea terminó con Kim Kourtney diciendo que podía saltarse el rodaje por completo ya que de todos modos era la "menos emocionante".

Kourtney sollozó y gritó a través de la respiración errática de su automóvil estacionado frente a la casa que acababa de estacionar, salió furiosa y continuó su diatriba cuando Kim, Khloé y su mamá Kris Jenner con pestañas gruesas y bocas abultadas salieron formaron óvalos sorprendidos, escucharon.

"¡Si tuviera suficiente dinero, no estaría haciendo el programa!", Gritó Kourtney. “Sería una madre a tiempo completo. Para ser honesto, tenemos una familia repugnante . Me avergüenza formar parte de esas personas. Es asqueroso. "

Kim apartó la silla de la enorme mesa del comedor, se volvió y salió de la habitación gritando:" ¡A nadie le importa! " "Por encima del hombro.

" No voy a vivir mi vida con personas que me hacen sentir mal conmigo mismo todos los días ", respondió Kourtney." Y no voy a filmar con un maldito cabrón como Kim ".

Y este. Momento Keeping Up With the Kardashians – uno de los espectáculos más definitorios culturalmente de las últimas dos décadas y el corazón del imperio de mil millones de dólares de la familia – comenzó a implosionar públicamente.


Hace trece años KUWTK comenzó como una oportunidad para presentar a la familia al público y maximizar sus 15 minutos de fama. Pero rápidamente se convirtió en la base sobre la que se construyeron todos sus éxitos futuros. Hay una razón por la cual Kris Jenner KUWTK Siempre definido como la "nave nodriza" del Imperio Kardashian – el programa proporciona el marco, contexto para todo lo demás que hace la familia. Amplía las noticias sobre Kardashian ichtenzyklus, ofrece visibilidad continua y los conecta como la marca de celebridades más ubicua y poderosa del mundo.

Empecé a trabajar en esta historia en julio, convencido de que KUWTK estaba cerca del final. Luego, el martes, Kim estuvo de acuerdo conmigo. En una sorprendente publicación de Instagram, anunció que el programa emitiría su última temporada a principios de 2021. "Sin mantenerme al día con las Kardashian no estaría donde estoy hoy", admitió. "El espectáculo nos convirtió en quienes somos".


Jeff Gentner / Getty Images

Kim Kardashian y Kris Jenner leyeron un periódico Louisville Courier Journal el 1 de mayo de 2009 en Louisville, Kentucky.

Entonces, ¿cuáles eran las señales de que caería el telón sobre una producción tan definitoria? El programa ha estado en un descenso silencioso desde 2013, pero en los últimos años la situación se ha vuelto cada vez más visible tanto delante como fuera de cámara. La familia no logró mantener el programa fresco y priorizar su papel en interrumpir y transmitir su narrativa en medio de la explosión de las redes sociales y digitales. Y cuando KUWTK fue superada por un ciclo de noticias caótico, los lazos entre las familias también se rompieron. A medida que los personajes principales se volvieron cada vez más descontentos e incluso se detuvieron, la dinámica entre las hermanas pronto cambió irreparablemente. Las historias se redujeron a argumentos destructivos y abandonaron el programa, que había alimentado su fama por más de una década.

KUWTK hizo más que simplemente construir su fama: la moldeó y la definió.

Una de las críticas más consistentes de los Kardashian / Jenner a lo largo de los años ha sido que son a visibles y también ubicuos. Pero esa exposición es su poder: su visibilidad calcifica su importancia en la conciencia pública y mantiene su fama.

KUWTK hizo más que simplemente construir su fama: la moldeó y definió. El programa permitió a la familia establecerse no solo como celebridades, sino también como personajes con historias que devoraron con avidez a los medios de comunicación y los fanáticos. Entonces podrían llamar la atención sobre empresas de miles de millones de dólares cuyo éxito fue impulsado por el apego del público a ellas para conocerlas . El programa fue su arma secreta: una herramienta de promoción y personalización que ofrece una narrativa personal y una profundidad que los influencers e incluso los A-listers de Hollywood nunca podrían igualar .

Sin KUWTK la familia está entrando en aguas desconocidas. Corren el riesgo de perder la ubicuidad y la conexión entre ellos y con su público que durante tanto tiempo han apuntalado su éxito.

KUWTK siempre ha sido una oportunidad comercial calculada, la culminación del deseo de toda la vida de Kris Jenner por la fama y la notoriedad. Y ese camino hacia la fama comenzó con la primera instancia, donde aprovechó y aprovechó las oportunidades, un patrón que define su reinado de 13 años sobre la cultura pop.


ABC News

Kris Jenner entrevistado durante el juicio de OJ Simpson.

A las 5:51 pm. El 17 de junio de 1994, un Ford Bronco blanco conducía por la autopista de Santa Ana. OJ Simpson se sentó en el asiento trasero sosteniendo fotos familiares enmarcadas con una pistola apuntando a su cabeza. Siete helicópteros volaron arriba, y sus imágenes en vivo se transmitieron por todo el país mientras la audiencia esperaba para ver qué sería de la ex estrella de la NFL que acababa de ser acusada de matar a su ex esposa Nicole Brown y a su novia. En medio de la persecución, se transmitió material de una conferencia de prensa ese mismo día. Alrededor de 95 millones de personas vieron al mejor amigo de Simpson, Robert Kardashian, leer en voz alta lo que fue ampliamente visto como una carta de suicidio para los medios de comunicación reunidos del país. Con una flota de patrullas persiguiendo al Bronco durante las siguientes dos horas, nació una obsesión nacional con el caso de doble homicidio.

A medida que avanzaba el proceso, comenzó a surgir la primera versión de la televisión de realidad, que corrió el telón de las vidas de las celebridades más atractivas – más convincentes – que cualquier ficción escrita antes. La audiencia estaba tan entusiasmada con lo que estaba sucediendo en la sala del tribunal que rápidamente abandonaron sus telenovelas y dramas favoritos a favor del caso penal. El ensayo de Simpson no solo ha demostrado la viabilidad de la televisión de realidad como un negocio rentable, sino que sus actores principales, que aparecen en programas de televisión nocturnos y consiguen ofertas de libros multimillonarios, también han creado una oportunidad muy real. que los civiles pueden acceder a la fama y la fortuna a través de la mera proximidad al escándalo. Y todos los días, Kris Jenner se sentaba en la galería pública de la sala del tribunal y observaba cómo se desarrollaba todo.


ABC News

Kris Jenner en la sala del tribunal durante el juicio de OJ Simpson.

Kris no solo estaba con las personas involucradas en el proceso – la víctima era su mejor amiga mientras que su exmarido Robert trabajaba para la defensa -. pero también el circo mediático que siguió. Horas después de que se anunciaran los asesinatos, se dio a conocer a la prensa una foto de Nicole tomada por Kris. Días después, observaba con asombro cómo Robert leía la nota de suicidio de Simpson. Navegó entre una multitud de reporteros que entraron al juzgado para presenciar el juicio la mayoría de los días e incluso accedieron a entrevistas en horario de máxima audiencia sobre su amiga. En otras palabras, Kris tuvo un asiento de primera fila en el evento más visto en la historia de la televisión.

"La dinámica familiar haría que este espectáculo fuera especial".

Como era de esperar, entonces, regresó al medio cuando el nombre de Kardashian volvió al ojo público después de la filtración del video sexual de Kim en 2007. Kris estaba consciente de la necesidad de aumentar sus ingresos desde la muerte de Robert tres años antes, ella era la única proveedora de sus cuatro hijos mayores. Después de tomarse una década de tiempo, Kris aprovechó la tormenta de relaciones públicas que se arremolinaba alrededor de su hija para invadir el mundo de la televisión del que anhelaba ser parte. Comenzó a pensar en un reality show que se centró en los diversos dramas de su familia extendida antes de marchar a la oficina de Ryan Seacrest para hacer el lanzamiento.

Según sus memorias de 2011 Kris Jenner … and All Things Kardashian Kris le dijo a Seacrest, "La dinámica familiar hace que este espectáculo sea especial". Al llamar la atención sobre la cobertura de los medios que atrajo a Kim, agregó: “Necesitamos actuar con rapidez y aprovechar el momento. El tiempo lo es todo en el entretenimiento y la cultura pop. “

Entonces Kris decidió probar suerte. "Quiero ser productora ejecutiva", dijo. “Tengo que tener mis manos conmigo. Necesito tener algo de control. “

Más tarde ese día, compartió la noticia del programa con su familia, diciéndoles a sus hijos que la única forma en que podían obtener críticas era compartiendo cada detalle de su vida, sin importar lo personal o perspicaz que fuera. Juntos crearían una experiencia visual obsesivo-compulsiva que hace que lo personal sea sensacional y se base en escándalos: un reality show nacido de las semillas sembradas en el proceso que generó el género que Kris vio una década antes.


Alberto E. Rodriguez / Getty Images

La familia en 2007 en Los Ángeles, California.

El escándalo estuvo presente desde el momento en que las cámaras empezaron a rodar a mediados de 2007. A los pocos minutos del episodio debut, Kim mencionó su video sexual y bromeó diciendo que había participado porque estaba "cachonda y quería hacerlo". Más tarde, Kris y Kourtney se emborracharon con tequila y llegaron tarde a su propia fiesta, donde Khloé amenazó con "estrangular y golpear" a Kim con un bate cuando Kylie, de 9 años, se retorcía alrededor de un poste que había colocado en la habitación de sus padres. estaba.

Esto marcó la pauta para las primeras temporadas del programa, durante las cuales el elenco principal de nueve personajes navegó por tanta controversia y jugadas descaradas como lo permitió el período de tiempo de 30 minutos. A pesar del drama, la familia siguió siendo el foco del programa. Cada episodio se centró en el amor mutuo de las Kardashian, una premisa en contraste directo con otros reality shows en los que las mujeres tradicionalmente se enfrentaban entre sí. Lejos de las peleas de gatos de programas como Laguna Beach o The Hills el conflicto de las Kardashian siempre fue fácil y fácil de resolver. Y en un programa dedicado al ascenso de una familia ya objetivamente rica a una mayor fama, esa dinámica fue el elemento más identificable. Como Kris predijo con tanta precisión en su presentación para el programa, eso fue lo que mantuvo ocupados a los espectadores.

Sin embargo, fue el primer embarazo de Kourtney en 2009 lo que catapultó a la familia a una nueva liga de celebridades. Hasta entonces, su drama consistía en polainas y problemas de relación, la mayoría de los cuales estaban contenidos en KUWTK . Ahora que tenían una trama – un espectáculo – de importancia e interés para las masas, el drama personal de repente trascendió el mundo del espectáculo. El hecho de que Kourtney estuviera soltera en ese momento, su embarazo fue el resultado de una aventura de una noche, y el padre siguió siendo un misterio para el público, brindó todos los beneficios del oro sensacionalista y permitió a Kris compartir un interés sin precedentes en su familia para ambos. Aproveche las enormes críticas y las lucrativas oportunidades externas a través de una manipulación de los medios cuidadosamente controlada.


Frazer Harrison / Getty Images

Kourtney Kardashian llega a los Primetime Emmy Awards el 20 de septiembre de 2009 en Los Ángeles, California.

Se hizo una declaración a E! La confirmación del embarazo cuatro días antes de un nuevo spin-off de KUWTK fue Airborne y provocó a los espectadores que "tenían que ver el programa" para averiguar quién era el padre del bebé de Kourtney. Como era de esperar, el estreno de la temporada de Kourtney & Khloé Take Miami recibió una gran audiencia. El final, en el que Kourtney descubrió que estaba embarazada del bebé de su ex novio Scott Disick, atrajo a casi 3 millones de espectadores.

Estaba claro que coordinar cuidadosamente la publicación de información sobre su vida personal a los medios y guardar los detalles y dramas más importantes para el programa produjo una gran audiencia.

La ​​gran revelación del programa fue seguida por una serie de ofertas exclusivas de revistas negociadas por Kris, valoradas en 300.000 dólares. Todo esto condujo sin problemas a la cuarta temporada de KUWTK . Al final, 4.8 millones de espectadores sintonizaron para ver a Kourtney agacharse y sacar a Mason Disick de su canal de parto hacia el mundo. En ese momento, el episodio era el programa más visto en E!

Fue un momento crucial para la familia establecerlos como verdaderas celebridades, capaces de capitalizar eventos reales. Estaba claro que coordinar cuidadosamente la divulgación de información sobre su vida personal a los medios y guardar los detalles y dramas más importantes para el programa producía grandes audiencias y, con ello, la capacidad de controlar el ciclo de las noticias seguía dominando la cadena alimentaria y la celebridad. expandir su imperio.

Esta estrategia se desarrolló nuevamente con la boda de Kim en 2011 con Kris Humphries, donde se anunció la noticia de su compromiso poco antes de que se transmitiera la boda. Detrás de escena, se firmaron acuerdos para revistas y transmisiones por valor de $ 3 millones antes de que terminara la sexta temporada con un episodio doble ampliado dedicado a la boda, que atrajo a una audiencia colectiva de 10,5 millones de espectadores. El primer episodio fue el día más visto en E! El segundo fue seis veces el promedio del horario de máxima audiencia en la red.

El anuncio de divorcio de Kim solo 10 semanas después fue también el primero de muchos casos en los que el programa se utilizó magistralmente para navegar y superar desastres de relaciones públicas. El anuncio compartido finalmente provocó una reacción pública rápida y violenta. KUWTK Spinoff Kourtney y Kim Take New York solo se emitió un mes después de la noticia del divorcio, y se estrenó ante una enorme audiencia de 3,19 millones.

Los 10 episodios registraron la incompatibilidad de Kim y Humphries y su creciente angustia por casarse con la persona equivocada en un espectáculo global. Al final de la temporada, Kim lloró por su arrepentimiento por haberse casado con Humphries tan rápido, su devastación cambió sus sentimientos y la vergüenza de "perder tiempo y dinero con todos" en una boda condenada al fracaso.


E!

Kim habla de su divorcio de Kris Humphries

El episodio no solo atrajo a 4,47 millones de espectadores, sino que también redimió a Kim. Su remordimiento aparentemente genuino transformó la narrativa, posicionándola como la víctima de una historia de amor que había salido mal, a diferencia de un manipulador calculado que organiza una boda a cambio de portadas de revistas. La temporada ha demostrado el valor de KUWTK como una herramienta de relaciones públicas que permite a la familia mitigar la publicidad negativa con respuestas seleccionadas rápidamente que son más matizadas que una excusa para que una aplicación de Notes se canjee y al mismo tiempo proteger y preservar su marca. [19659003] El interés por las Kardashian alcanzó su punto máximo. Obtuvieron papeles importantes como presentadores de televisión, ampliaron las líneas de ropa, escribieron libros y, después de establecer KUWTK como un programa de televisión imperdible, renovaron el programa con un contrato de 40 millones de dólares. Nuevos episodios de KUWTK se emitieron seguidos en 2012 y, para finales de año, la familia había recaudado 65 millones de dólares. Lejos de destrozar su carrera, el divorcio de Kim había agregado relevancia y le permitió escalar aún más en los escalones superiores de la celebridad, lo que le permitió conocer y enamorarse de la megaestrella mundial Kanye West. Su rápida transición a la maternidad proporcionó aún más historias y oportunidades de exposición.

Las Kardashian habían penetrado con éxito en nuestra cultura, pero el eje de ese éxito fue el espectáculo. Había formado con éxito el núcleo del imperio familiar, cuya fuerza cultural provenía de la sala de producción donde Kris Jenner se sentaba para aprobar cada escena. "Siempre tuve la energía para hacer realidad todos estos sueños", escribió en sus memorias. "Pero hizo falta un programa como KUWTK para ser el vehículo que pudiera canalizar todas mis energías y convertirlas en oportunidades viables".


La primera astilla en ese éxito vino con Kris y Caitlyn Jenner. La relación estuvo en el corazón de KUWTK desde el primer episodio, y la eliminación hizo fluir el espectáculo. Los espectadores se habían acostumbrado a ver a Caitlyn interpretar el papel de la esposa sufrida y picoteada, eternamente confundida por las payasadas de su familia, y sus apariciones reducidas en el programa como resultado de la separación causaron un cambio fundamental en KUWTKs. ] tono general.

La ruptura fue seguida rápidamente por rumores de los tabloides centrados en la posible disforia de género de Caitlyn, la primera trama que el programa no pudo seguir con la realidad.

Dos meses después de separarse de Kris, Caitlyn fue fotografiada grabando la entrada trasera de un centro quirúrgico en Beverly Hills, con el cuello después de un afeitado traqueal. Desató interminables intervenciones de paparazzi, junto con especulaciones sobre el significado de su "apariencia cambiante". Detrás de escena, Caitlyn dio sus primeros pasos para salir del armario como transgénero. Las Kardashian, sin embargo, no habían sido informadas, y en repetidas ocasiones descartaron los rumores de su disforia de género como "tontos" cada vez que fueron interrogadas públicamente al respecto.

“Te insultaron deliberadamente porque la investigación mostró que cada vez que una Kardashian estaba en la televisión … el público tiende a pensar que es un truco publicitario. "

Sin embargo, menos de tres meses después, Caitlyn se sentó con cada miembro de la familia individualmente y les informó que tenía la intención de seguir adelante. Sin embargo, entre esas conversaciones, Caitlyn también lanzó una campaña publicitaria altamente coordinada para asegurar una aparición global que intencionalmente dejó fuera a las Kardashian.

Si bien KUWTK parecía el hogar perfecto para la introducción de Caitlyn a The World, eligió una entrevista en horario estelar con Diane Sawyer, que, aunque incluía entrevistas con sus cuatro hijos de matrimonios anteriores, las Kardashian / Jenners omitió deliberadamente. "El lado de las Kardashian está ofendido por su aparente ausencia", comentó Caitlyn más tarde en su autobiografía. “Tenías razón en sentirte ofendido. Fueron insultados deliberadamente porque la investigación mostró que una mujer Kardashian estaba siendo confundida con un truco publicitario cada vez que estaba en la televisión. "

Caitlyn finalmente concedió a KUWTK acceso a su gira de transición, pero los episodios se transmitieron a 17 millones de espectadores un mes después de que aparecieran en la televisión nacional durante su primera aparición como Caitlyn en la portada de Vanity Fair estaba reservado. Más tarde, Caitlyn bromeó diciendo que después de "425 episodios en ocho años" ella era el miembro de la familia que secretamente tenía la "única historia real", y decidió contarla en otro lugar.

Hasta ese momento, el modelo de éxito de la familia se basaba en el control: difundir sus propias noticias en sus propios términos. El hecho de que Caitlyn la recogiera de manera tan espectacular, dejada en el polvo mientras revisaba la agenda de noticias mientras su programa mostraba imágenes desactualizadas, interrumpió toda la máquina. Quizás como era de esperar, el número de audiencia comenzó a disminuir y la temporada 10 de KUWTK terminó con sus índices de audiencia más bajos en tres años.

Pero ese declive también se debió en parte al hecho de que las Kardashian parecían estar despriorizando el programa como suyo, con la fama creciendo y apareciendo otras oportunidades. En los tres años transcurridos desde el divorcio de Kim, la familia había decidido iniciar negocios, mejorar sus mansiones y concentrarse en expandir sus familias en lugar de participar en las sucesivas temporadas y escisiones que habían definido su reinado inicial. Esto pronto llevó a intervalos insoportablemente largos entre las estaciones.

Y en 2016, a medida que el uso de los medios digitales y sociales continuó explotando y el ciclo de noticias global fue dominado por Donald Trump, se volvió imposible para la familia continuar con su estrategia habitual de sembrar una historia para los medios impresos antes de una gran revelación en el programa. . Ahora, la exclusividad de cada revelación se ha visto obstaculizada por las historias que se publican en línea y se desarrollan en su totalidad antes de que se lanzara un avance. Quedó claro que para mantener el número de audiencia, las Kardashian necesitaban transmitir su drama en tiempo real.

Los espectadores tenían pocos incentivos para ponerse de humor para una repetición del drama que ya habían visto en detalle en Internet meses antes.

Aún así, optaron por confiar en las mismas técnicas de producción arcaicas – filmar seis meses antes de la emisión, guardando las historias más jugosas para el final de la temporada – lo que significa entre cuatro y siete meses . sucedió entre historias que salieron en línea y finalmente se desarrollaron en su totalidad en el programa. Había pocos incentivos para que los espectadores se animaran a repetir el drama que habían visto en detalle meses antes en Internet.

Esto se hizo más evidente después del robo de Kim en 2016 a punta de pistola en París. Si bien la experiencia traumatizante no fue algo que la familia hubiera elegido voluntariamente como el tema KUWTK atrajo titulares mundiales que rivalizaron con la historia de la transición de Caitlyn. Pero en lugar de tener los detalles hasta que pudieran filmar escenas para su programa, la familia comenzó a discutir públicamente el incidente casi de inmediato.

"Es increíblemente traumático lo que le sucedió", dijo Khloé en una entrevista en el Ellen DeGeneres Show menos de una semana después del robo. Meses después, Khloé aclaró sus comentarios durante una aparición en el programa Today . Kris Jenner se sentó para una entrevista sobre Ellen y describió el robo como "devastador". Paralelamente a los comentarios de las Kardashian, había extractos de la investigación policial sobre el crimen e historias de citaciones que destacaban los temores de Kim de que sería "violada y asesinada" si los hombres armados le sacaban los tobillos de la cama y los de ella. Las extremidades atadas y arrojadas a una bañera cuando allanaron su casa.


E!

Kim les cuenta a sus hermanas sobre el robo en París.

El episodio de unboxing finalmente se emitió seis meses después. Proporcionó acceso exclusivo al testimonio desgarrador de Kim, que incluía detalles que el público nunca había escuchado antes: su llorosa admisión de que estaba "preparada mentalmente" para recibir un "disparo en la cabeza" y su voz quebrada. con emoción cuando recordó suplicar a los Hombres: “Tengo bebés en casa. Por favor déjame vivir "El episodio también contenía imágenes de las secuelas inmediatas del incidente, que mostraban a Kim huyendo de Francia tan pronto como salió el sol y rompió a llorar cuando se reunió con sus hijos.

Pero después de tantos meses de entrevistas, Informes y actualizaciones policiales En las redes sociales, solo 1,58 millones de espectadores sintonizaron para ver a KUWTK navegar por la traumática historia y, a finales de 2016, las calificaciones cayeron por debajo de 1 millón de profesionales por primera vez desde que comenzó el programa. Episode.


Pero las Kardashian no parecían interesadas en revertir el declive. Menos de un año después, la familia recibió una historia de ensueño que podría haber revitalizado el programa. En cambio, lidiando con el embarazo de Kylie KUWTK se deterioró aún más.

El embarazo de Kylie tenía la capacidad de KUWTK como un gigante de la calificación, sobre todo porque el interés en la más joven Kardashian / Jenner explotó. El dominio de Kylie en las redes sociales había provocado una ola completamente nueva de jóvenes influyentes. Tu empresa de cosméticos estaba en auge. Y recientemente en su propio E! Show, Life of Kylie una serie de ocho episodios que narra su existencia encantada. Más importante aún, Kylie atrajo a una población más joven, atrajo a una generación completamente nueva de fanáticos de KUWTK y aseguró el dominio futuro de la familia.

Pero el acto de Kylie también tenía el encanto añadido de la sorpresa. Tenía solo 19 años cuando descubrió que estaba embarazada y solo había estado saliendo con su nuevo novio, el rapero Travis Scott, durante algunas semanas. Los informes sobre su embarazo sacudieron a los medios, pero en lugar de llamar la atención del público y corroborar la noticia, Kylie desapareció de la vista.

Permaneció oculta durante todo su embarazo, escapando de los paparazzi y dejando sus cuentas de redes sociales prácticamente inactivas y negándose a comentar sobre los informes. Su desaparición fue el reverso completo de la estrategia habitual de las Kardashian con respecto a los embarazos, que tradicionalmente ha sido explotada por las enormes calificaciones que siempre dieron. Parecía imposible que su silencio – y las elusivas respuestas de la familia a las preguntas de los medios sobre el embarazo – pudieran conducir a algo más que a una gran revelación de KUWTK .

Esta revelación nunca llegó. Kylie anunció la noticia de que dio la bienvenida a una hija en un comunicado publicado en Instagram dos días después de dar a luz. Las imágenes de usted durante el embarazo y el parto se publicaron directamente en YouTube. Con las expectativas tan efectivamente socavadas y nacidas en privado, el apetito del público por acceder a las noticias era inmenso: 25 millones vieron el video en las primeras 24 horas. La foto de Instagram confirmó que el nombre de Stormi se convirtió en la publicación más popular en la historia de la plataforma.

Pero KUWTK sólo tuvo un episodio sobre el embarazo de Kylie en la temporada 15, que se emitió un año completo después de que se publicaran los primeros informes. Und vielleicht im Einklang mit ihrer Unsichtbarkeit während der Schwangerschaft war Kylie in der Show kaum anwesend. Ihre einzigen Auftritte gab es in einem Beichtstuhl, der drei Monate nach ihrer Geburt gedreht wurde, und in der letzten Minute der Folge, in der sie einen einmonatigen Stormi wiegte, dessen Gesicht von Decken verdeckt war. KUWTK war weit davon entfernt, das Zentrum einer der größten Handlungsstränge zu sein, mit denen sich die Familie jemals befasst hatte. Die Saison endete mit den niedrigsten Bewertungen in der Geschichte der Show.

KUWTK war weit davon entfernt, das Zentrum einer der größten Handlungsstränge zu sein, mit denen die Familie jemals umgegangen war.

Aber trotz der sinkenden Einschaltquoten erregte KUWTK weiterhin die Aufmerksamkeit der Medien, befeuerte die Werbemaschine von Kardashian und verankerte sie weiter im Klatsch-Industriekomplex. Unterhaltungswebsites, einschließlich BuzzFeed, berichteten immer noch über die herausragenden Momente jeder Episode, wichtige Clips wurden zu viralen Videos bearbeitet, die Millionen von Besuchern anzogen, und die Live-Tweets der Familie, in denen die dramatischsten Szenen diskutiert wurden, wurden erneut in Zeitleisten veröffentlicht. Es blieb der Öffentlichkeit unmöglich, den indirekten Konsum der Erzählung von KUWTK zu vermeiden. Indem die Familie jedoch zuließ, dass die Bewertungen mit einer solchen Geschwindigkeit sinken, riskierte sie, dass ihre Show abgesagt wurde. Und ohne ein Mittel, mit dem sie ihr Drama aufzeichnen und ordentlich als Erzählung verpacken konnten, die sie für den Medienkonsum kontrollieren konnten, gefährdete die Familie ihre kulturelle Bedeutung und ihren Einfluss.

Schließlich, ohne eine neue Saison, um die Familie zu fördern verliert den Zugriff auf ihre Standardmedienauftritte. In den Monaten vor und während der Ausstrahlung einer typischen Staffel erscheint eine ständige Rotation von Familienmitgliedern in Fernsehen, Radio, Podcasts, Titelseiten von Magazinen und auf den Homepages von Websites, um über Raubüberfälle zu diskutieren oder auf Schwangerschaften hinzuweisen, bevor Gespräche ordentlich in die Lippen gehen Kits oder Shapewear. Ohne den Haken ihres realen Dramas – und die Chance, die Quelle davon zu fördern – verlieren die Kardashianer ihre primären Mittel, um jeden Spalt des öffentlichen Bewusstseins mit ihrer Erzählung zu überfluten, ihre dramatischsten Handlungsstränge zu schüren und gleichzeitig ihre Marke zu vergrößern. Die Werbemaschine KUWTK bildet die Grundlage für ihre Allgegenwart. Ohne sie lockert sich ihr Einfluss auf die öffentliche Aufmerksamkeit.

Dies machte die Entscheidung mehrerer Familienmitglieder, sich in schneller Folge aus KUWTK zurückzuziehen, völlig verwirrend. Rob schied 2017 aus. Bis dahin hatten Kendall und Kylie beide bereits einen Rücksitz eingenommen. Und obwohl Kris das Mutterschiff fast ein Jahrzehnt lang leitete, wurde er nach Caitlyns PR-Kreuzzug 2016 gegen sie weniger bekannt.

Am desillusioniertesten war jedoch Kourtney, dessen Ablösung von KUWTK begann Nach ihrer Trennung von Scott Disick im Jahr 2015. Die Trennung veranlasste Kourtney, mit einer neuen Therapeutin zusammenzuarbeiten, die sie ermutigte, neu zu bewerten, wie viel ihres Lebens sie den Kameras ausgesetzt hatte, nachdem sie so lange damit verbracht hatte, ihre persönlichsten und dunkelsten Momente anzubieten um der Bewertungen willen.

Doch als Kourtney beschloss, sich von der Show zurückzuziehen, störte sie die Kerndynamik zwischen sich, Kim und Khloé, was zu einer engeren Abstimmung zwischen ihren beiden Schwestern führte als jemals zuvor. Nachdem sich Kourtney und Khloé jahrelang mit Kim zusammengetan hatten und sie unbeschwert neckten, die sie oft als "langweilig" bezeichneten, verbanden sich Khloé und Kim nun über ihre gemeinsame Frustration mit Kourtneys "zickiger Einstellung", ihrem Versagen, sich den Dreharbeiten zu stellen, und ihr Mangel an Arbeitsmoral. The shift in dynamics was not only disorientating for viewers, but led to simmering tension among the sisters.

And this tension reached a breaking point on that September 2017 afternoon in Khloé’s kitchen as the argument over the family’s Christmas card photo shoot broke out. After Kourtney demanded Kim shift all of her meetings to 7 a.m. to accommodate her schedule, and being roundly castigated by Kim for not understanding the mechanics of business in the process, she left the room.

As Kris and Khloé sat reeling, Kim turned to them. Knowing Kourtney was in earshot, she said: “I need Kourtney to not be so fucking annoying with the fucking stick up her ass like she runs this shit, because she doesn’t. She’s the least exciting to look at.”

Kim finished her tirade to the sound of a door slamming. Kourtney had left the house in tears, and when Khloé called her sister to ask why she’d stormed out, her anger was palpable through speakerphone. “I’m not here to be fucking mistreated by my fucking bitch family,” she shouted. “Kim saying I’m the least interesting to look at?! Who even speaks like that?”

“We have a disgusting family,” she continued, as Khloé’s eyes widened in shock. “I’m ashamed to even be a part of people like that.”

“I cannot wait for the day when I don’t have to have these fake relationships anymore.”

Later that evening, Kourtney returned to Khloé’s kitchen to speak with Kim about the fight. “When you die and I die it’s not about the amount of money that’s in our bank accounts,” Kourtney sobbed. “I don’t give a fuck about that stuff … I can’t handle being around you when you’re just a bitch.”

“Well,” Kim said through a mouthful of noodles, “I’m sorry if I said something that was hurtful.”

“No!” Kourtney shot back, “You’re not sorry, Kim, you fucking said it. Every time I come anywhere where we’re filming, all I feel is judged. I will move to another state or another country, and I cannot wait for the day when I don’t have to have these fake relationships anymore.”

The shocking footage showed KUWTK coming apart at the seams. For the first time, the show broke the fourth wall and exposed the reality of the sisters’ relationship. Kourtney sobbing that she wished to be free from filming with a “cunt like Kim,” her implication that fame had morphed her family into “disgusting” humans with whom she had to fake relationships, and Kim’s contemptuous response to each comment proved how far they’d devolved from the easily resolved disputes that punctuated earlier seasons, and into disdain.

Each insult hurled by the sisters destroyed the illusion of their closeness and the bond on which their entire show — and, indeed, brand — was predicated. The episode was an undoing of Kris Jenner’s original pitch in which she emphasized the importance of family ties, and in one particularly plaintive moment, she could be seen attempting to quote Kourtney’s famous “There’s people that are dying” comment while her daughters screamed at each other. It was fitting, really — KUWTK’s creator desperately invoking one of the most famous lines from a show in its glory days as everything fell to pieces around her.

The episode gave rise to an entire dismantling of the fourth wall less than a year later, in an episode ironically titled “The Show Must Go On,” which proved the extent of disarray behind the scenes. During the episode, Kim and Khloé spoke to camera, asserting that Kourtney’s refusal to share her life was destroying the show. They accused Kris of abandoning the “mothership,” claiming her failure to prioritize the show was causing irreparable harm. “As our manager,” Khloé yelled down the phone to her mother, “you should want this show to be a success!”

Kris herself went on to admit that while KUWTK was the “foundation” of the family’s empire, she was feeling “ground down” by filming commitments. Eventually, the entire family met with the production crew for a conversation about the show’s future. The producers begged Kourtney to share more of her personal life, or at the very least “be present” when filming. She refused, stood up, removed her microphone and left the room. “I just don’t know how much longer we can go on like this,” Kim said in the final confessional.

Months later, Kourtney quit the show. The following season was slashed to just 12 episodes from a series peak of 21. And ahead of the most recent season premiere, it was announced that, after 13 years, the show would be moved from its primetime Sunday night slot to Thursdays. For dedicated fans of the show, the writing was on the wall.

It could be argued that the Kardashians no longer need KUWTK. After all, they have already leveraged stratospheric fame and wealth into lucrative businesses. Kim’s and Kylie’s cosmetics companies are currently valued at $1 billion and $900 million, respectively; Khloé’s clothing brand had one of the most successful launches in history; even Kourtney — the least enthralled by life in the public eye — recently launched a lifestyle website.

But the success of these businesses hinges on the show and its ability to shape the women as knowable characters and public personas, which were created and perpetuated by the show. In Kim’s and Kylie’s cases this is literal — their brands are named after them, their faces splashed across the packaging. But Khloé also appears in Good American campaigns, their makeup collections often feature palettes with names related to iconic quotes from the show, and the sisters frequently “collab” to boost sales. Just this week, KKW Beauty announced a sister perfume collection, proving that the family still see themselves as powerful, as valuablewhen they’re connected to each other. But KUWTK is what drove their most entertaining, moving, and compelling interactions as a family. Without the show providing fans glimpses of those dynamics and an attachment to the Kardashians as people with flaws and dramas and conflicts — with personalities — their products become indistinguishable from the hundreds of other celebrity makeup and clothing collections readily available.

It seems fitting, really, that the family chose to announce the end of KUWTK with coordinated Instagram statements. It was a tentative first step into a new reality in which the platform will act as their primary vessel for communication with fans.

Without the show’s sense of authenticity creating a bond with fans that can then be leveraged, the entire Kardashian model for success collapses.

But simply continuing as social media stars won’t be enough. Instagram stories and tweets are a poor substitute for the level of access fans have had to the family’s most intimate moments over the years. What’s more, fans know that social media is heavily curated, having stylized their own lives using the very same apps. The show at least provides the illusion of reality, with unintentionally candid moments — Khloé wiping Kim’s makeup from her wall after her physical fight with Kourtney, for example — still managing to slip through. Without the show’s sense of authenticity creating a bond with fans that can then be leveraged, the entire Kardashian model for success collapses. Nobody, including the family themselves, know the form their fame will take without the show as its driving force.

The Kardashian empire was founded the moment Kris Jenner flung open the doors of her Calabasas, California, home, inviting a camera crew to capture her family’s most intimate moments. It’s poignant, then, that she delivered her first interview about the show’s end to Ryan Seacrest — the man to whom she’d pitched KUWTK 13 years earlier. Her voice cracked with emotion as she spoke to him just hours after the news was announced, describing an emotionally drained family attempting to find their footing in a world without its solid foundation. She revealed the decision to end the show had been gut-wrenching, that there’d been countless tears, with Khloé especially devastated. “I haven’t processed it,” Kris said tearfully. “It’s really the end of an era." ●

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *