Cañones de agua disparados contra manifestantes mientras la multitud aumentaba en Myanmar


Yangon, Myanmar – Las tensiones en los enfrentamientos entre las autoridades y los manifestantes contra el golpe en Myanmar la semana pasada aumentaron el lunes cuando la policía disparó un cañón de agua contra manifestantes pacíficos en la capital, Naypyitaw.

El domingo, la policía disparó al aire en la ciudad de Myawaddy en la frontera oriental de Myanmar con Tailandia para dispersar a una multitud ruidosa. No hubo informes iniciales de heridos, pero la Asociación de Asistencia para Prisioneros Políticos, un grupo de monitoreo independiente, dijo que una mujer fue asesinada a tiros sin proporcionar más detalles.

Las protestas no violentas que exigen la liberación de Suu Kyi encarcelada y la restauración de su gobierno se han extendido por todo el país. La conciencia de esto está creciendo después de que las autoridades levantaron una breve prohibición de acceso a Internet el domingo.

Los medios estatales parecen haber ignorado las protestas, pero los usuarios de las redes sociales publicaron videos e informes de las manifestaciones.

Hubo informes de nuevas protestas el lunes en el estado de Kachin al norte, el estado de Mon al sureste, Tachileik, una ciudad fronteriza al este del estado de Shan, Naypyitaw y Mandalay, la segunda ciudad más grande del país, donde hubo ambos manifestantes. y hubo una procesión de motos.

Las protestas en Naypyitaw, que han durado varios días, han sido particularmente inusuales ya que una gran parte de la población de la ciudad son funcionarios y sus familias. La ciudad fue construida expresamente bajo un gobierno militar anterior, tiene una fuerte presencia militar y carece de la tradición de protesta de la antigua capital, Yangon.

Una protesta matutina en Yangon, la ciudad más grande de Myanmar, creció rápidamente y más de mil manifestantes estuvieron presentes en una importante intersección del centro.

Cantaron consignas, saludos de tres dedos y portaban pancartas que decían «Rechaza el golpe militar» y «Justicia para Myanmar». Algunos grupos más pequeños interrumpieron la protesta principal y fueron a la Pagoda Sule, un antiguo punto de reunión para protestas más grandes contra las antiguas juntas gobernantes.

El domingo, la pagoda de la cúpula dorada sirvió como punto de reunión para decenas de miles de manifestantes, así como para manifestantes antimilitares durante un levantamiento masivo en 1988 y nuevamente durante un levantamiento liderado por monjes budistas en 2007.

Los militares utilizaron fuerza letal para poner fin a estos dos disturbios. Se estima que cientos, si no miles, murieron en 1988. Mientras la policía antidisturbios observaba las protestas la semana pasada, los soldados estuvieron ausentes y no hubo informes de enfrentamientos importantes.

Varios grupos activistas en Yangon publicaron un llamado a una huelga general el domingo por la noche, pero no estaba claro si había sido ampliamente promovido o adoptado por el movimiento de desobediencia civil organizado informalmente al frente de las protestas.

La Asociación de Prisioneros Políticos de Myanmar, un grupo de monitoreo independiente, dijo que 165 personas, en su mayoría políticos, habían sido detenidas desde el golpe del 1 de febrero, de las cuales solo 13 fueron liberadas.

Las autoridades confirmaron a un extranjero, Sean Turnell, economista de la Universidad Macquarie, Australia, que era asesor del gobierno de Suu Kyi. Fue arrestado el sábado en circunstancias poco claras.

En una declaración hecha el lunes por la oficina de la secretaria de Relaciones Exteriores de Australia, Marise Payne, recibió apoyo consular y lo describió como un «asesor de gran prestigio, miembro de la comunidad académica».

«Ciertamente creemos que debería ser liberado de inmediato», dijo.

El ejército acusó al gobierno de Suu Kyi de no responder a las quejas de que las elecciones de noviembre pasado se vieron empañadas por el fraude, aunque la comisión electoral dijo que no había encontrado pruebas que respaldaran las afirmaciones.

Los legisladores electos del partido Suu Kyi, después de una reunión en línea el viernes, pidieron el reconocimiento internacional como gobierno del país para declararse el único representante legítimo del pueblo. El ejército les impidió convocar al parlamento la semana pasada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *