Bettye LaVette: & # 39; James Brown habría despedido a Kanye West 12 veces & # 39; | alma



B ettye LaVette habla sobre James Brown e inyecta generosamente una de sus palabras favoritas de Nueva Jersey en la línea difusa. "El muthafucka ", cruje y su tren gutural suena como mil fuegos de leña. Como ella relata, se había abierto al maestro funk de gira a mediados de la década de 1960, pero él se había negado a hablar con ella todo el tiempo. La única excepción fue cuando le impidió tocar su sencillo Let Me Down Easy al final de su presentación, celoso de su entusiasta recepción. "Me hizo moverlo porque estaba justo frente a él", recuerda LaVette. “Cuando alguien más sube al escenario en el teatro y la gente todavía te aplaude, lo llaman pisar el aplauso. Pero él simplemente pasaría por encima del mío. Él era un idiota. "

Hasta mediados de la década de 2000, cuando su carrera volvió a huir:" ¡Mi quinta carrera! “Ella grita – LaVette estaba muy familiarizada con otros que pisaron su aplauso. Firmó con Atlantic Records a la edad de 16 años, su primer sencillo fue un gran éxito en 1963. Pero durante los siguientes 40 años, la cantante de rhythm and blues vaciló entre los acuerdos de sellos y la pobreza como sus colegas como Aretha Franklin y Marvin. Gaye y Diana Ross se convirtieron en superestrellas. Creció en Detroit, el lugar de nacimiento de Motown, donde la fiesta nunca terminaba, pero la rivalidad era tan grande como los Bouffants. Tammi Terrell de Motown irrumpió una vez en su vestuario con una pistola para jactarse de que podía "cantarla" "cualquier día de la semana". Berry Gordy Jr, el fundador de la etiqueta, nunca la agregó a su brillante lista.


LaVette, de 74 años, tiene la última risa: tuvo cinco nominaciones al Grammy, numerosos logros en su vida y está a punto de lanzar un nuevo álbum de estudio, Blackbirds, el noveno desde 2003. Nunca ha sido la cantante de soul con el sonido más dulce. de la época: su canto era más atrevido, más Etta James que Diana Ross. Su aullido de blues se ha vuelto más fuerte con la edad que la última de las grandes mujeres del rhythm & # 39; n & # 39; blues. Hizo llorar a Pete Townshend de Who's cuando interpretó Love, Reign O’Er Me en el Kennedy Center Honors en 2008. Y la llevó a actuar con Jon Bon Jovi en la ceremonia de apertura de Obama. Su talento para encontrar nuevas emociones en las canciones de otras personas (rara vez las escribe) es tan grande que Justin Hayward de Moody Blues una vez le dijo que "Él había escrito Nights in White Satin, pero Nunca lo entendí hasta que lo canté ".

  LaVette, 1965 con Jimmy Clanton y los hermanos justos.
"Demasiado salvaje para los gustos de las masas blancas" … LaVette, con Jimmy Clanton y los Just Brothers en 1965. Foto: ABC Photo Archives / Walt Disney Television / Getty Images

Anteriormente, el reconocimiento estaba en Se produjeron convulsiones y recaídas. Los álbumes se han grabado y descartado a lo largo de las décadas. Los posibles sencillos de éxito se perdieron o se transmitieron a otros, incluida una pequeña canción llamada Respect. Las tarifas de la licencia no se pagaron, los intentos de éxitos de la discoteca se encontraron con desdén (principalmente la suya propia, no le gustaron las largas intros). En retrospectiva, hubo un mal presagio considerable desde el principio cuando su primer gerente se disparó accidentalmente en el ojo durante una escaramuza con el esposo de Mary Wells, uno de los nombres más importantes de Motown. "Quiero decir, ¿a quién le está pasando esto?" Ella ríe. "Solo he sido Bettye LaVette durante un mes".

Bettye LaVette nació como Betty Jo Hoskins en Muskegon, Michigan en 1946. Después de quedar embarazada a los 14 y casarse a los 15, su historia se remonta al sexo y las drogas y a la historia de R&B de la que están hechas las películas (de hecho, hay algo en camino sobre lo que ella debe mantener el secreto). Ella cambió su nombre por recomendación de una groupie, cortó su sencillo debut con la primera productora negra, la formidable Johnnie Mae Matthews, y fue lanzada al circo interminable del mundo del espectáculo. Su gusto por las altas horas de la noche le dio sus padres, quienes trabajaban en una fábrica de autopartes durante el día y convertían su sala de estar en una tienda de música por la noche. "Si la multitud limpiaba, yo iba y bebía lo que quedara en todos sus vasos", dice. "Estoy segura de que mi madre bebía cuando me cargaba, así que yo siempre bebía. Bebe y maldice".


LaVette describe gran parte de esto en sus memorias de 2012, una ardiente excursión a través de la conquista sexual, incluida una conexión lésbica. que era tan atrevida que un hombre al que invitaron a ver llorar, y con casi toda la cocaína esnifada en los años 60 y 70 en Detroit. Comienza con una escena en la que su novio proxeneta la cuelga de un techo, porque amenaza con abandonarlo durante un fatídico viaje a Nueva York para revivir su carrera, y en realidad siente que debería dejar que su madre y su hermana se ocupen de su hija. Ella persiguió la fama. El libro no solo es cautivador por su información detallada Recuerdos de la época, y chismes sobre gente como Marvin Gaye, Solomon Burke, Stevie Wonder y muchos otros, por mencionarlos, pero también porque a LaVette no le importaban sus deseos. hey y ambiciones se disculparon.

  Lavette en concierto, Londres, 2010.
Lavette en concierto, Londres, 2010. Foto: Brian Rasic / Brian Rasic / Getty Images

“Era aventurera e interesada”, dice. “¡Las drogas te hacen sexy! Nunca he tenido inhibiciones sexuales y odio que otras personas las tengan porque los hombres no las tienen. Los hombres que mencioné en el libro tenían cientos de esposas. “A veces su franqueza no funcionó a su favor, como la vez que asustó a Marvin Gaye. “Estábamos en Chicago y dejé algunos pequeños consejos y mensajes para decirles a todos cuánto me gustaba este chico. Una noche, Marvin vino y llamó a mi puerta. Abrí la puerta y casi me desmayo, él estaba parado allí y tenía tanta gente en mi habitación. En el momento en que era tan tímido, no creerías lo callado que estaba. Dijo: "Oh, no quise molestarte, solo tuve este pequeño humo que pensé que te gustaría golpear". Me entregó el porro y se fue.

Nunca he tenido inhibiciones sexuales y odio que otras personas las tengan porque los hombres no las tienen.

Agrega que nunca se ha aprovechado de un hombre si éste estaba interesado en ella y ella no estaba en ellos. "Siempre elegí hombres que tenían más dinero que yo, hombres que eran mejores en el escenario que yo o mejor intelectualmente que yo. Si no pude aprender nada de ti, ir a la cama contigo no es lo mismo Tuve que aprender algo de ti ". Pero ella dice que las estrellas masculinas de la época eran aún más desvergonzadas en cómo se llevaban. " No conozco a ningún artista en ese momento, personas, que eran, no entiendo Dinero de una mujer ", dice." Y ni siquiera los llamaban proxenetas, eran personas que tenían prostitutas que les daban dinero. "¿Quién era ese exactamente?" No voy a soltar nombres, sino a todos a quienes Puedo pensar ".

La vida es un poco más tranquila ahora, en su casa en West Orange, Nueva Jersey, donde esperaba la pandemia con su esposo Kevin. Cuando no está en la granja o con sus gatos Smokey Obras de Robinson y Otis Redding, nombradas en honor al mismo Otis Redding que quería casarse con ella una vez (ella dijo que no, que él era demasiado amable) – ella ve programas políticos las 24 horas. Su nuevo álbum Blackbirds toma su nombre de la canción de los Beatles sobre las relaciones raciales en Estados Unidos. También cubrió Strange Fruit de Billie Holiday, que quería publicar poco después de la muerte de George Floyd.

"Esta vez se siente diferente", dice. "Es como si algo hubiera estallado. La gente habla de manera diferente. Estoy muy feliz ahora que estás hablando de lo que se conoce como racismo sistémico porque es el más mortífero. Luego se vieron obligados a trabajar juntos. Joe Biden elige a Kamala Harris como". Vicepresidente, todo esto es muy diferente porque normalmente eliges a una mujer más reservada y dócil y no a una mujer negra en absoluto. Pero ella es negra, es ruidosa, es vocal, envió muthafuckas a la cárcel y lo volverá a hacer. Me gusta. tanto ".

Curiosamente, también hizo un cover de I Hold No Grudge on Blackbirds de Nina Simone. La canción termina con la letra," Una chica que ha sido olvidada puede perdonar / pero nunca olvidar ", y LaVette puede identificarse con eso. "He hablado con la industria discográfica", dice. "Ha sido bastante positivo y negativo y todavía me presento para hacerlo de nuevo. No tengo rencor. "Le resultó particularmente difícil dejarlo ir cuando su álbum debut Child of the Seventies – grabado con la legendaria Muscle Shoals Rhythm Section, nada menos – fue lanzado en 1972." Simplemente lo dejaron en espera. Estaba devastada ".

Se emociona cuando desea que sus contemporáneos puedan verla ahora. "Quería que vieras el Kennedy Center Honors y veas que obtengo cinco nominaciones al Grammy", dice, con la voz quebrada ligeramente. “Quería que Marvin [Gaye] y David [Ruffin] y Eddie [Kendricks, both of he Temptations] vieran esto. Es sorprendente que yo no muriera esperando a que sucediera algo. “Ella sobrevivió, dice, gracias a varios benefactores masculinos y fanáticos que la ayudaron o le pidieron que hiciera un álbum cada tres años”. La gente dice: “¿Por qué no te desanimaste o te fuiste? & # 39; Pero alguien siempre me ha pedido que cante a sus expensas o que vaya a vivir con ellos ".

  LaVette con Jon Bon Jovi en la inauguración de Obama en 2009
" Es asombroso que yo no murió esperando que sucediera algo "… LaVette con Jon Bon Jovi en la inauguración de Barack Obama en 2009. Foto: Kevin Mazur / WireImage

Fue el único compañero que fue testigo de su reanimación su vieja "némesis" Aretha Franklin. La primera vez desde Respect (y la última vez que la vio) estaba en el Kennedy Center, donde también estaban sentadas Beyoncé y Barbra Streisand. "[Aretha] estaba atónita", dice LaVette. "Yo era talla seis y tenía el mismo aspecto que la última vez que me vio. Entonces, ¿quién crees que tuvo la experiencia más dura allí? ¿Tú o yo? Mientras esperaba, comencé a hacer muchas cosas". Beber agua como champán. He estado haciendo ejercicio ". Nadie esperaba verla allí, que fue lo que hizo que su actuación fuera tan triunfante. "Fue un momento de llegada para mí".

Dice que fue "amiga" de Franklin "hasta que se convirtió en una estrella", pero más amigable con el futuro esposo de Franklin, Ted White. "Su marido y yo éramos demasiado unidos", grita, "pero él no era su marido entonces. Él era … bueno, era un proxeneta". Dice que tenía que ser tres personas para escribir su libro. – Anime a "tres viejos proxenetas para personas mayores jubiladas" a validar que esto era un evangelio. Y en ese entonces, no era exactamente una carrera que estuviera mal vista. “En la década de 1960, cuando los proxenetas exitosos se metían en los porros después del trabajo, decían: '¡Hay un proxeneta en la casa! "Así se llamaban a sí mismos. Aretha no estaba en esa multitud. Él sí. Y yo estaba en esa multitud. Así que estuve con él temprano. Más que ellos".

Varias personas han especulado sobre por qué LaVette estaba en su audiencia El mal momento era una cosa, pero el guitarrista y productor Ry Cooder le dijo al New Yorker que "tal vez ella era demasiado salvaje para los gustos de las masas blancas". LaVette está de acuerdo, y se pregunta si Motown la acabará. nunca firmó porque "soy indecente y lasciva". Ella simplemente hizo lo que "todas las otras chicas de allí hicieron, Martha [Reeves] Mary [Wells] y todos". Y sin embargo, reflexiona: "Quizás soy algo demasiado honesta conmigo ".

Por supuesto, su voz, tanto en el escenario como en persona, hace que LaVette sea tan extraordinaria ahora. Después de todos estos años, está en su propio camino, pero aún así no quiere que la comparen con las estrellas del pop" de pelo rosa "de hoy. será es que, como ella dice, tienen un camino por delante en cuanto a escritura, música profunda. "Estaba leyendo sobre esta pequeña niña el otro día, lo que se postula para presidente hablando de … Kanye West. Él dijo:" Yo hago mis propios ritmos ". Le dije:" Me hubiera encantado si la hubiera tenido por debería haber hecho cinco shows al día en el Apollo para James Brown. "Me hubiera gustado ver eso. Le habrían despedido doce veces".

Este espíritu competitivo claramente nunca la ha abandonado. "Vivimos más que las personas mayores", dice. "Y me gustaría que los Grammy y gente como esa nos hicieran un espacio porque somos los puentes que todos estos jóvenes han cruzado. No es algo para saltar y hacer mucho ruido cuando tienes 20 años. Cuando tienes 80 Creo que es un gran éxito ”.

Blackbirds estará disponible el 28 de agosto en Verve Records.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.